{"multiple":false,"video":{"key":"yd7jC008yOQ","duration":"00:07:43","type":"video","download":""}}

El jueves 9 de noviembre de 1989 a las 21:20 horas la barrera de un control fronterizo se levantó. La presión de las miles de personas que se llegó al lugar fue insostenible para las fuerzas policiales de la RDA, la Alemania Oriental llegaba a su fin.

Entre esos alemanes también hubo algunos chilenos, quienes fueron testigos de uno de los hitos más relevantes de la historia mundial del siglo XX.

Pero para entender cómo el muro de Berlín fue derribado aquella noche es necesario retroceder algunas horas, hasta la conferencia en que un miembro del politburó anunciaba por error que todas las restricciones para pasar de un lado al otro de la frontera habían sido retiradas.

Uno de los chilenos que vivió aquel día fue el ex canciller Roberto Ampuero. El escritor narró su experiencia en el documental El muro chileno, tesis de estudiantes de la Universidad del Desarrollo Mathias Meier y María Paz Salas.

“El muro dividía una ciudad. Es increíble pensar que una capital moderna como Berlín estuviera dividida por un muro. Era prácticamente una isla dentro de un país”, comentó Meier.

El fotógrafo José Giribás también estuvo ese día en que el muro fue sobrepasado y destruido. Las manifestaciones a lo largo de la muralla continuaron hasta la mañana siguiente, en un ambiente de algarabía y júbilo.

Giribás comentó que una de las fotografías que hasta el día de hoy le llaman la atención es una en que “gente adulta que está en la cola mostrando su documento de identidad, porque esa gente tal vez por primera vez puede salir“.

El director del Instituto de Humanidades de la Universidad del Desarrollo, Guido Larson, aseguró que “la caída del muro de Berlín es en algún sentido la caída de la idea, la pretensión, de un Estado de tratar de controlar la libertad de sus personas“.

Hoy parte de donde se construyó el muro se ha convertido en una ruta para ciclistas y símbolo inolvidable para turistas.

Tags:

Deja tu comentario