Por Marta Escalona
{"multiple":false,"video":{"key":"czjJ8IFFZBp","duration":"00:09:28","type":"video","download":""}}

“Somos los representantes de los ‘tatas’ de este país. Con jubilación pésima, salud horrible, tengo una jubilación de 100 lucas”, dice Mónica Carrasco quien, junto a su marido Jorge Gajardo, se refiere al estallido social que hoy, enfrenta el país.

El costo de la vida y los sueldos en Chile no están a tono. Los precios de los productos y servicios más básicos no pueden cubrirse con el salario promedio de los chilenos. Menos con el sueldo mínimo. Por eso más de 11 millones están endeudados.

“Como que nos llevaron a comprar todo con las tarjetas y como que las tarjetas se pagan solas, y te bombardean a ofertas de créditos, préstamos y tome la tarjeta tal y cual y la gente se dejó llevar por esa maquinaria y de repente nos dimos cuenta que el aterrizaje era súper duro“, asegura Mónica.

Lee también: Parlamentarios discuten acuerdo para avanzar hacia una nueva Constitución

Con el PIB per cápita más alto de Latinoamérica, ¿cómo nos explicamos que los precios suban a un ritmo tan distinto a los sueldos?

“Los alimentos son bienes transables”, dice el economista Tomás Flores de la Universidad Bernado Ohiggins.

“Las hamburguesas con papas fritas, por ejemplo, que comemos todos, son importadas desde Canadá y no es inusual que el precio sea muy parecido. Obviamente el poder de compra es muy distinto”, añade.

¿Qué pasa con las viviendas?

Comprar una vivienda en Chile se ha vuelto cada vez más inalcanzable para el presupuesto de los chilenos. Así lo consigna un reporte de la cámara Chilena de la Construcción: Es que el costo de comprar una casa o departamento ha crecido un 65% en los últimos 8 años.

O sea, en 2011 un departamento de 70 metros cuadrados en Santiago costaba en promedio 54 millones, hoy, la misma propiedad, puede costar más del doble pues, de acuerdo al valor de la UF su precio sería de 116 millones de pesos.

Lee también: “Mi octubre”, el archivo colaborativo que reúne testimonios del estallido social en Chile

Guillermo, como se llamaba su personaje de Los Venegas, era una suerte de asistente de contador auditor. Por eso, Jorge Gajardo asegura que sería muy difícil haber podido pagar la totalidad de una vivienda.

“Todavía estaríamos pagando el dividendo”, dice Mónica Carrasco. “O estaríamos viviendo en un ghetto”.

Costo del transporte

Transporte también es uno de los gatos más importantes de las familias chilenas. Según un análisis de la Universidad Diego Portales, los Santiaguinos destinan a este ítem poco más del 6% de los ingresos.

Claro que la medición se hizo con un sueldo promedio de más de $660 mil y no con el sueldo mínimo. Aún así, es el doble del porcentaje que deben desembolsar por ejemplo, en Buenos Aires o Madrid quienes destinan no más del 3% de sus ingresos.

Lee también: Precios de las bencinas no tendrán variación por cuarta semana consecutiva

Para el más de un millón de Chilenos que sólo vive del sueldo mínimo de 300 mil pesos, pagar el Transantiago significa destinar más del 15% del total de sus ingresos. De acuerdo a ese porcentaje, Chile estaría segundo en una lista de 56 países, encabezada por Nigeria donde el transporte cuesta el 17% del sueldo.

De todos los países de Sudamérica Chile es el más caro en el arriendo de departamentos, y el alza promedio acumulada de las facturas de la luz llegó al 19,7% con el tercer valor más caro después de Uruguay y Brasil y con el agua somos los cuartos, en la tarifa más cara de toda Latinoamérica.

Tags:

Deja tu comentario