{"multiple":false,"video":{"key":"czjHmWUpY86","duration":"00:03:01","type":"video","download":""}}

No han pasado ni tres meses del comienzo del 2019 y ya van 13 violentos ataques homofóbicos, lesbofóbicos y transfóbicos, según apunta el Movilh.

Sólo basta echar la mirada atrás el fin de semana recién pasado para recordar los minutos de tortura que vivió Luis Lillo sobre una micro del Transantiago el sábado 9 de marzo, cuando dos sujetos lo intentaron asaltar y atacar por su orientación sexual, tras golpearlo por la ropa con la que andaba vestido.

Lee también: Joven de 24 años sufrió ataque homofóbico al interior de un bus del transantiago

Tan sólo cuatro días después se hizo conocido el relato y la denuncia de Matías Mella, quien fue atacado en Pedro Aguirre Cerda por un grupo de hombres que decidieron marcarle una esvástica en el brazo tras darse cuenta que era trans.

En tanto que ya en febrero, el país repudiaba las feroces agresiones que sufrió el 14 de febrero Carolina Torres en Pudahuel, una joven lesbiana que emboscada por dos sujetos que la golpearon con palos en la cabeza hasta dejarla internada en estado grave en la UCI. Lesiones de las que ya se recupera.

Te puede interesar: “Mi hija no puede caminar libre”: El desgarrador relato de la madre de la joven atacada por ser lesbiana

Justamente sobre esta escalada de violencia, Mella llama a que “no tengan miedo, no tengan miedo a poner la denuncia porque esto tiene que parar. No le hacemos daño a nadie, sólo queremos ser felices y luchar por nuestros derechos que es lo que estamos pidiendo”.

Sobre esto mismo, Óscar Rementería, vocero del Movilh, sostuvo que “desde el 2012, cuando se aprobó la ley (Zamudio) se han presentado un poco más de 300 acciones de no discriminación en tribunales. Nosotros al año tenemos 400 denuncias por discriminación”.

“Esa noche me marcará toda la vida”

Esta aumento de violencia contra las diversidades sexuales tiene en su último episodio conocido duros testimonios por parte de Matías, quien cuenta a CHV Noticias que se encontraba en una plaza en la comuna de Pedro Aguirre Cerda cuando los hombres se acercaron al pedirle un cigarro.

Cuando el joven de 18 años les dijo que no tenía, lo comienzan a insultar por su voz y al verle las uñas pintadas.  De ahí todo se sigue aumentando de agresividad como él recuerda: “De eso procedieron a insultarme y a agredirme”.

Revisa también: Pareja de lesbianas denuncia golpiza lesbofóbica en Bellavista: Las patearon en el suelo y azotaron en una muralla

“Yo andaba con un sostén y arriba sólo un chaleco, me bajaron el cierre me sacaron la manga y me hicieron la insignia esa, nazi”, describió eñ joven que remató señalando que “lo de esa noche va a ser un recuerdo que me marcará toda la vida”.

Revisa su testimonio completo a continuación.

Tags:

Deja tu comentario