{"multiple":false,"video":{"key":"czoOJ4VBMfP","duration":"00:03:15","type":"video","download":""}}

Un menor de 11 años salvó a su madre de ser violentada nuevamente por su padre, quien ya tenía dos órdenes de alejamiento.  Lo hizo llamando al 149 del Fono Familia de Carabineros mientras el hombre la amenazaba con un arma blanca e intentaba prender fuego en el domicilio.

Según uno de los extractos de la conversación telefónica con los funcionarios policiales, el niño afirmó que “mi papá está matando a mi mamá”.

El sujeto, que en su poder tenía dos cuchillos, había irrumpido en el domicilio amenazando de muerte a la dueña de casa. Minutos más tarde, Carabineros detuvo al acusado en el hogar.

Lee también: Delincuentes asaltaron a camionero simulando control sanitario

El capitán Carlos Carillo, de la 4ta Comisaría de Quillota, afirmó que “efectivamente, ratificando la denuncia realizada por el menor y encontrando a la madre sumamente asustada por lo que ocurría, se procedió de inmediato a la detención del sujeto, quien además habría prendido fuego en un sillón al interior del inmueble”.

El agresor, quien tenía intenciones de quemar el domicilio, fue identificado como Manuel Alvarado de 33 años. Los hechos ocurrieron en Quillota el viernes cerca de las nueve de la mañana, cuando sorprendió a la víctima y sus dos hijos.

Mientras el menor de 11 años llamó a Carabineros, su hermana de 13 logró esconder el cuchillo. Actuaron coordinadamente para evitar una tragedia. Alvarado ya tenía varias denuncias previas por violencia intrafamiliar y dos órdenes de alejamiento de la víctima.

Lee también: Imputado en el caso de Sara Muñoz quedó en prisión preventiva

María Loreto Franco, jefa de la Unidad de Violencia del Servicio Nacional de la Mujer y la Equidad de Género, señaló que “representando judicialmente a la víctima vamos a interponer la querella respectiva, solicitando las penas más altas en este caso. Tenemos que tener claro que todas las instituciones que estamos llamadas a proteger a una mujer tenemos que tener este sentido de urgencia”.

Este sábado el hombre fue formalizado por femicidio frustrado, incendio y por el delito de desacato consumado tras incumplir las medidas cautelares previas que existían de prohibición de acercarse a la víctima. La mujer de 32 años contaba con un botón pánico de la Fiscalía tras un historial de violencia.

“En base a esos antecedentes, entre ellos el valiente testimonio del menor cuyo audio fue reproducido en la audiencia, el Tribunal de Garantía de Quillota decretó la prisión preventiva de este imputado, fijando un plazo de investigación de 120 días”, afirmó el persecutor César Astudillo.

Tags:

Deja tu comentario