Por Francisca Henríquez
{"multiple":false,"video":{"key":"cztsi7cVliX","duration":"00:10:00","type":"video","download":""}}

Acoso, abuso sexual y violación, son las denuncias de diez jóvenes que por primera vez cuentan su historia tras ser víctimas por parte de un profesor de un club ecuestre siendo menores de edad. Por años decidieron guardar silencio pero hoy piden que no haya más víctimas, sobre todo porque el acusado ha trabajado en diferentes centros deportivos, y actualmente administra y hace clases con niñas. Andrea es una de las jóvenes que decidió relatar su historia. Todo comenzó cuando el desconocido entrenador de un club ecuestre la contactó por redes sociales ofreciéndole clases particulares, a lo que ella accedió, pero “de la nada me empieza a decir es que ‘estás muy linda, deberíamos juntarnos’”. Una conversación en Instagram de este hombre de 23 años conocido en el mundo de la hípica y equitación. Andrea dijo que pronto comenzó a recibir videollamadas constantes de él, incluso pidiéndole que se quitara la ropa. Misma forma de hablar con menores de edad de diferentes clubes y que comenzó a escalar, llegando a acosar a sus alumnas, ofrecerles quedarse hasta altas horas en el club para acorralarlas en la pared. La madre de una de las afectadas, quien ahora tiene 15 años, asegura que la perseguía, la hostigaba pidiéndole besos, incluso le ofrecía a ir a buscarla a su casa para asegurarse que fuera a las clases. Este constante comportamiento comenzó a generar un miedo a estas adolescentes debido a los malos tratos que recibían si no hacían lo que él les pedía. Actualmente el sujeto trabaja en el club Valle Ecuestre ubicado en Batuco, cuya administradora es su madre y a quien acusan que sabe todas las denuncias que pesan en su contra.

Tags:

Deja tu comentario