{"multiple":false,"video":{"key":"yetl7kKRHxk","duration":"00:06:10","type":"video","download":""}}

Según cifras del Ministerio de Educación (Mineduc), cerca de 70 mil estudiantes ha tenido nula participación escolar durante la pandemia.

Claramente este año no ha sido uno normal, y los niños, niñas y adolescentes lo saben. No han podido regresar a sus salas de clases, a jugar con sus compañeros o a escuchar a sus profesores, la pandemia trasladó todo esto a sus casas o al menos eso se pensaban.

“Los que pueden han tenido clases online”, dice María Lefno, quien cuida a cuatro de sus nietos. “Ellos tienen todos los días. Nada que hacer, uno no tiene los medios, porque no tienen computador, impresora, Internet“.

O sea, casi la mayor parte del año sus nietos no han podido tener clases. No tienen computador para conectarse, tampoco Internet que soporte lo que necesitan, lo intentaron con un celular pero no resultó.

Y al lado de la casa de ellos en la comuna de San Ramón, su vecino Mateo también intentaba tener clases, pero el computador prestado por un hermano ya no funciona.

Lee también: No alcanzaron quórum requerido: Cámara rechazó proyecto de Educación Sexual Integral

Según el alcalde de San Ramón, Miguel Ángel Aguilera, un 30% de los alumnos de las escuelas de la comuna no han tenido clases virtuales. “Esto se debe a los problemas económicos y de la tecnología“, señala.

Lo que más preocupa es que no son pocos los casos como estos. Una herramienta creada por Mineduc para evaluar la asistencia fue utilizada en 2.307 escuelas y arrojó que el 10,4% tuvo nula participación escolar: es decir, no se conectaron a clases virtuales, pruebas, ni enviaron tareas, o dieron algún tipo de señal al establecimiento.

Carolina Salame, directora de Psicopedagogía de la U. Mayor, indicó que “no todos los apoderados tienen las herramientas suficientes para apoyar a sus hijos en ese proceso de enseñanza, por lo que se transforma en un círculo vicioso en que los padres sienten que no hay escapatoria“.

Margarita Cuadros, abuela de Jhordy, lamenta no poder ayudar más a su nieto. “En lo que es el inglés, yo entiendo pero no sé pronunciarlo. A groso modo le he explicado y algo hemos avanzado igual”, asegura.

Ella quedó sin trabajo tras la pandemia. Ahora ese tiempo lo dedica a su nieto e intenta seguir las guías que le envían desde el colegio. Tuvieron que optar por este modo porque no tienen computador ni Internet. Una desventaja para un niño como Jhordy, que debido a su autismo leve necesita una enseñanza integral que podría haberla tenido online, pero no tiene computador.

Lee también: Mario Aguilar calificó como una “tozudez” dichos de ministro Figueroa sobre adelantar regreso a clases en 2021

Todos estos niños quieren pasar de curso, pero claramente tienen una desventaja. Por eso el Mineduc lanzó el plan “Estamos a tiempo”, para que en 50 días hábiles estudiantes desconectados de sus colegios retomen sus estudios.

Raimundo Larraín, jefe de la División de Educación General del Mineduc, explicó que “el plan consiste en proponer a estos estudiantes con los que se ha perdido el contacto una rutina de trabajo diaria, basada en uso del texto escolar de Lenguaje y Matemáticas, junto a otros desafíos motivantes. Por ejemplo, de Educación Física“.

De esta manera, durante esos 50 días los realizarían, recibiendo comentarios de parte de sus profesores sobre el hábito que hubieran adoptado.

Plan de cinco pasos que contempla imprimir material educativo y entregarlo en casa de los estudiantes, haciendo la invitación de retomar el vínculo, además de un sistema de monitoreo y seguimiento a cada estudiante.

Estrategias que quieren salvar el año escolar para estos niños que sin quererlo se vieron perjudicados con una pandemia que los sacó de sus clases y los borró del libro de clases.

Tags:

Deja tu comentario