{"multiple":false,"video":{"key":"bHEQO3","duration":"00:10:30","type":"video","download":""}}

Faltan solo seis días para que se conmemora el casi medio siglo desde que se celebra el Orgullo LGBT desde 1970. Así, una multitud de personas se manifestaron en Santiago en la XIX Marcha del Orgullo, organizada por el Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (Movilh) y la Fundación Iguales.

Movilizados por el fin a la violencia contra las minorías sexuales y la exigencia de igualdad total ante la ley de la comunidad LGBTQ+, fueron miles las personas que llegaron hasta Plaza Italia, en comunidad y con pintorescos trajes y carteles.

“Yo vengo de una época donde era reprimida la homosexualidad, donde era perseguida, donde no era posible hablar. Donde la homosexualidad era un delito”, dice Víctor Hugo Robles, conocido como “el Ché de los gays” y escritor de Bandera hueca: historia del movimiento homosexual de Chile.

Siempre de boina y una estrella, Robles se hizo conocido por su activismo de más de 20 años con el movimiento. Las intervenciones performáticas, demandas por discriminación y la diversidad sexual, han sido su sello y grito de lucha. Una botella con agua, que destapó para arrojar su contenido a la actriz Patricia Rivadeneira en un acto contra la censura, fue su estrellato. “¡Soy el Che los gays y me gusta el pico!”, recordó a ElDesconcierto, que gritó ese día. Así se hizo conocido.

Lee también: Las postales que dejó la Marcha del Orgullo 2019 en la Región Metropolitana

Participó en la primera marcha gay de la historia de Chile, un 22 de abril de 1973, junto a un pequeño grupo de 40 activistas que expresaron su descontento por la discriminación.

“Mariposones, yeguas de mierda, sodomas asquerosos”, eran parte de las cosas que les gritaban. Ellos sonreían y sacaban la lengua en forma de respuesta. 

“Colipatos piden chicha y chancho, hacen mitín frente a calle Phillips”, titulaba en esa época el medio Clarín a raíz de la movilización.

El rechazo político y de la Iglesia

“Lo que estamos viendo hoy en día, la crisis de la Iglesia Católica, tiene justamente que ver con las contradicciones profundas que hay en su política sobre sexualidad humana”, dice Oscar Contardo, periodista y escritor de Raro, una historia gay de Chile.

A fines del siglo XXI la ciencia da una explicación patológica a la diversidades sexuales, a las que clasifican como una enfermedad.

“La inversión sexual” según explica Contardo. “Habían fluidos que equilibrar para sanar esta enfermedad. El hombre homosexual primero era visto como un caso endocrinológico”, explica, es decir, del sistema endocrino, responsable de la secreción de hormonas en nuestro cuerpo. “Después como un caso psiquiátrico, osea el acento pasa a la mente”, dice Contardo.

El Código Penal chileno castigaba la sodomía con cárcel a partir del siglo XXI. Perseguía a los homosexuales como delincuentes.

“Va a haber una disminución y envejecimiento de la población”, aseguró Francisco Javier Errázuriz, ex arzobispo de Santiago en una entrevista realizada a CHV Noticias en 2010. “Simplemente por seguir un camino errado y que no es el camino de la alegría del hogar formado por un padre, una madre y muchos hijos”, acotó.

“El miedo al castigo divino, atemorizar para controlar”, plantea Contardo que ha sido la postura de la Iglesia.

Muerte de Nicole

Una joven de 23 años fue asesinada a golpes. La secuestraron, la ataron y la encontraron muerta con señales de tortura en el Embalse Los Aromos de Limache, en junio de 2016.

Mira también: “Otro mundo es posible”: Activistas climáticos se tomaron mina de carbón y hasta las líneas del tren en Alemania

El caso de Nicole Saavedra se convirtió en un símbolo de lucha para la comunidad LGBT. Su nombre hasta hoy se replica en carteles y pancartas que llevan escrita su causa. Fue asesinada sólo por su condición sexual, por ser lesbiana. Tampoco ha sido el único caso.

“Eres una persona de segunda categoría”, plantea Valeria Núñez, perteneciente a la Disidencias Sexuales Corporales y Étnicas de la Universidad Católica. “O simplemente niegan  tu género y te ocultan”, agrega. 

“Imagínate lo que es ser una camiona, una mujer muy masculina que va a buscar un trabajo. Es super difícil que me den un trabajo a mí, con mi aspecto”, expresa Su Opazo, socióloga y comediante lesbofeminista.

“Una mujer vestida como hombre, con cara de hombre, que camina como un hombre, dice cosas que dicen los hombres… No tener trabajo es algo muy duro, que la gente te griten cosas por la calle”, comenta la comediante tras referirse a que esos episodios se repiten constantemente.

Lee tambiénUn grupo de jóvenes se organizó por WhatsApp para recoger basura de las calles

Un 25 de junio de 2016, habían encontrado una mujer amarrada de sus manos y muerta. Tenía las características de Nicole. 

“Luego que te maten por ser así. Estamos en un peligro constante”, agrega Opazo.

Nosotros solo queremos vivir en paz. A ellos no les afecta en nada lo que hagamos con nuestras cuerpas o no”, manifestó Nuñez.

“Avanzamos en la despenalización de la sodomia, en la ley de unión civil, en la ley en contra de la discriminación, en el matrimonio, pero me pregunto yo, ¿qué vamos a hacer después cuando conquistemos el mundo?”, concluyó Robles, el Ché de los gays.

 

Tags:

Deja tu comentario