{"multiple":false,"video":{"key":"b49qrvb5By","duration":"00:08:15","type":"video","download":""}}

A presidio perpetuo fue condenado el autor de un robo con homicidio cometido contra una persona que retiraba dinero de un banco. Las víctimas eran marcadas con fotografías por otras dos mujeres, quienes eran las encargadas de buscar a clientes que sacaban enormes sumas de dinero. Según Carabineros, seleccionaban minuciosamente a quienes les iban robar, y no solo eso, sino que además eran capaces de golpear y quitar una vida con tal de lograr su cometido. De acuerdo con la Fiscalía de Alta Complejidad de Occidente, los antisociales disparaban incluso cuando no se registraban enfrentamientos. Así fue el caso de Boris Mora, un padre de familia que perdió la vida tras llevar 5 millones de pesos en un taxi. Lo mataron sin que opusiera resistencia en la entrada de su casa. Los hechos se llevaron a cabo el 10 de febrero de 2020 en la comuna de Cerrillos. Aquel día, el comprador de su auto le pagó mediante transferencia. Por la mañana, acudió al sector para retirar el dinero y las cámaras de seguridad mostraron cómo le tomaron una fotografía sin que se diera cuenta, para luego enviarla a la persona que estaba fuera de la entidad bancaria para que lo siguiera y así efectuar el ilícito. “La violencia extrema utilizada para obtener un botín, normalmente no se justifica por la eventual pena, ya que un delincuente no debería estar dispuesto a matar porque le va a salir muy caro”, señala el fiscal Pablo Sabaj. Por su parte, las mujeres denominadas como “marcadoras”, también fueron condenadas. Paulina Figueroa recibió una pena de 15 años y un día por robo con intimidación y otro con violencia, mientras que Natalia Herrera, quedó con seis años de presidio menor en su grado mínimo por lo sucedido en la comuna de Cerrillos.

Tags:

Deja tu comentario