{"multiple":false,"video":{"key":"czoGYTN4m6H","duration":"00:06:51","type":"video","download":""}}

Detrás de cada robo con intimidación, con violencia, se trate de una encerrona o un portonazo hay diferentes historias. Víctimas que no oponen resistencia que han quedado a merced de los ladrones que los sorprenden en plena ruta y que simplemente asumen lo que de un momento a otro acaba poniendo en riesgo sus vidas.

Lee también: “Vivimos en constante peligro”: Riesgos de explosiones químicas en Santiago preocupan a vecinos

Si bien el objetivo es el automóvil, relatos e imágenes revelan que hay pequeños indefensos atrapados en medio de traumáticas arremetidas. En el contexto de la pandemia muchos niños deben acompañar a sus padres para no quedarse solos en casa.

En esos casos los padres deben actuar rápidamente para salvar a sus hijos. Una de las complejidades está en tratar de desprenderles el arnés de sus sillas de seguridad mientras son apuntados con armas y los delincuentes intentan hacer andar el vehículo.

Lee también: Expertos señalan que las mascarillas aliviarán las alergias durante la primavera

Diego Vergara, CEO de “Protegemostuauto.com” explica: “Lo primero es estar conscientes es que esto puede pasar y hay que entregar el auto. Lo segundo es practicar la entrega, hay que ser experto en armar y desarmar la silla del niño para sacarlo lo más rápido posible. Y tercero es tener un sistema de seguridad”.

Expertos también señalan que es bueno conversar con los niños antes, pero sin asustarlos. “El hecho de tener el reforzamiento de haberlo conversado puede hacer que los niños tengan una mejor reacción. Es importante que la información sea concreta”, dice Sodía Fiedler, psicóloga infanto juvenil.

Tags:

Deja tu comentario