{"multiple":false,"video":{"key":"b43P2jfwmf","duration":"00:08:07","type":"video","download":""}}

Para los municipios la batalla por terminar con el comercio ambulante parece no tener fin. Este tipo de ventas aumenta con le llegada de las fiestas de fin de año.

Según la Subsecretaría de Prevención del Delito, los casos de comercio informal en la región Metropolitana aumentaron un 53% el año pasado.

¿Existe alguna fórmula para erradicarlo? En algunas comunas hay una tendencia a la baja, pero hasta ahora no hay ninguna que haya podido reducirlo a cero.

Felipe Alessandri, alcalde de Santiago, indicó que el municipio clausuró 117 bodegas y que realizaron 116 operativos entre noviembre y diciembre del 2018.

Estos números corresponden a una estrategia comunal que coordinó a fiscalizadores municipales, Carabineros y funcionarios de impuestos internos.

Lee también: “Este es el Comando Jungla de Matthei”: Los enfrentamientos entre ambulantes e inspectores municipales de Providencia

Desde la Cámara de Comercio aseguran que el comercio ambulante genera distintos efectos negativos. Según sus datos, afirman que la posibilidad de sufrir un delito aumenta un 20% para los locales establecidos si en su zona hay presencia de comercio informal.

Esta situación también ha generado problemas en otras ciudades de Chile, como en el caso de Concepción, donde se han registrado enfrentamientos en la calle entre comerciantes y la policía.

El municipio penquista fue el primero en impartir infracciones a quienes compren en este tipo de comercio. Esta medida fue imitada por Santiago y Providencia, mientras que en la capital del BioBío continúan protestando por acceder a ventas en el centro de la ciudad.

Tags:

Deja tu comentario