{"multiple":false,"video":{"key":"czmTJk1S0cr","duration":"00:02:38","type":"video","download":""}}

¿Qué hay en común al tomar un helado, hacer ejercicio, subir grandes montañas, o estar a la espera de un hijo?

En cada uno de estos estados, nuestras células están respirando y consumiendo oxígeno y sin eso “para entenderlo, con palabras fáciles, pedirle que dejen de respirar un minuto y vean lo que les va a ocurrir”, comenta el doctor Mario Herrera, investigador de ICBM de Instituto de Biomédica de la U. de Chile.

Nuestra existencia se determina por este proceso que parece sencillo, pero del cual, hasta ahora, no se sabía cómo las células eran capaces de adaptarse a más o menos oxígeno.

Lee también: Premio Nobel de Medicina: Científicos descubrieron cómo se comportan las células en ambientes con bajos niveles de oxígeno

Por eso el Nobel de Medicina recayó en tres profesionales, William G. Kaelin Jr, Peter J. Ratcliffe y Gregg L. Semenza, que encontraron esa respuesta, abriendo una importante esperanza en la búsqueda de curas a enfermedades como el cáncer y la anemia.

“En el área del cáncer se está investigando cómo inhibir la formación de nuevos vasos en el tumor para así asfixiarlo o matarlo de hambre“, detalla Flavio Salazar, director alterno del Instituto Milenio de la U. de Chile.

Pero eso no es todo, porque sobre la anemia, indica que “se puede aumentar las capacidades de oxigenación, eso de una u otra forma ayuda a revertir los problemas que se generan en los pacientes con anemia“, añade Salazar.

En busca de vida en el universo

Eso en cuanto a los avances en la Tierra, pero en esta ronda de premios del mundo científico también se miró al espacio, porque la intrigante pregunta de saber si en algún punto del universo existe un planeta similar al nuestro, también parece estar muy cerca de encontrar respuestas.

“Un exoplaneta es simplemente un planeta que orbita alrededor de una estrella que no es el sol y estudiando sus propiedades nos permite entender micho mejor cómo se forman y eventualmente eso es necesario para entender cómo se pueden dar las condiciones para que en un planeta se de la vida”, detalla Andrés Jordán, académico de la UAI, director del Instituto Milenio Astrofísica Mas.

Para la física, fue un galardón compartido por tres científicos, James Peebles, Michael Mayor y Didier Queloz.

Lee también: El 37,8% de los edificios inteligentes del mundo fueron objeto de ataques cibernéticos durante la primera mitad del 2019

Al reconocimiento del hallazgo del primer exoplaneta registrado en 1995, se sumó la explicación sobre qué ocurrió en el espacio una vez registrado el Big Bang. El punto es que ambas investigaciones, tienen un mismo fin: “Descubrir planetas cada vez más parecidos a la Tierra, donde, quizás, se den las condiciones para que haya que vida en ellas“, añade Jordán.

Avances para la astrofísica y también para la salud de millones de personas son los reconocimientos para quienes buscan en la ciencia las respuestas que pueden determinar nuestra existencia y la del planeta que habitamos.

Tags:

Deja tu comentario