Por Carolina Vera
{"multiple":false,"video":{"key":"oVmYfM8sSS","duration":"00:08:00","type":"video","download":""}}

“Fue necesario que nos tomáramos los liceos, que nos movilizáramos de la forma que nos movilizamos en contra de la PSU para que recién nos escucharan”, dice Víctor Chanfreau, vocero de la Asamblea Coordinadora de Estudiantes Secundarios (ACES).

Las protestas escolares y el estallido social provocaron un agitado proceso de la PSU, que debió haberse rendido en noviembre pasado, pero que terminó aplicándose en enero en 3 tandas. Escenario que sirvió para poner sobre la mesa cuestionamientos que han existido por casi 20 años.

La PSU es una prueba básicamente de conocimientos y eso premia a quienes asisten a colegios donde reciben más conocimientos y no es ningún misterio que eso en Chile pasa en los colegios particulares pagados, detalla Federico Valdés, rector de la Universidad del Desarrollo.

Las críticas a la PSU ha sido un tema presente entre expertos, académicos y autoridades desde su implementación el año 2003.

Lee tambiénVicepresidente del Cruch por resultados de la PSU: “Este año se experimenta una disminución mayor que otros años”

“Lo que ocurrió con esta prueba, en medio de movilizaciones, es que afloró un interés en este tema que por largo tiempo no hubo, o sea no era tema hablar de esto. Ahora es tema y eso creo que es muy bueno”, analiza Leonor Varas, directora del Demre.

La Subsecretaría de Educación Superior es el organismo que definirá si se mantiene o no el modelo de prueba estandarizada que ha funcionado hasta hoy. Una tarea que antes estaba a cargo del Consejo de Rectores, Cruch. Este es uno de los primeros cambios que enfrentará la PSU.

La Prueba de Selección Universitaria ha estado administrada por el Demre de la Universidad de Chile. Sin embargo, aún no se sabe si esta entidad seguirá a cargo. Pese a ello, hoy proponen alternativas al actual proceso.

“Nuestras pruebas tienen bajo contenido curricular, o sea poca materia, materia bien probable que todos hayamos sido expuestos a esa materia”, agrega Varas.

Por ello, con ayuda de expertos y comunidades educativas, desarrollaron 3 exámenes de selección: Competencia lectora, matemática y científica. Además, dos exámenes de caracterización de Competencias de Escritura y un cuestionario de Habilidades Transversales que entregan información más personalizada de los estudiantes. Estos fueron aplicados a modo de prueba a 9 mil estudiantes de cuarto medio en 2017 y 2018.

Lee también: Balance del segundo gobierno de Piñera: 25 de 256 promesas se han cumplido al 100%

“Todas esas brechas que vemos en PSU se aminoran, hay menos diferencias. Uno puede decir, el hecho que sea un piloto, que no sea bajo estrés. La PSU se da bajo estrés. Sí puede influir, pero es harta la diferencia y tenemos que seguir piloteando ahora en condiciones como hicimos ahora”, enfatiza la directora del Demre.

El resultado más significativo se da en Matemática cuando se compara alumnos de colegios particulares con subvencionados. En la PSU la brecha fue de 157 puntos. Con la “prueba piloto” esa diferencia disminuyó a 91 puntos. Aquí se evaluaron competencias y habilidades, a diferencia de lo que ocurre con la actual prueba.

“Otra de las propuestas muy importantes es que la prueba de matemáticas se ha propuesto por mucho tiempo dividirla en dos partes, una de mayor exigencia y otra de menor exigencia”, revela Ennio Vivaldi, rector de la Universidad de Chile.

En el Ministerio de Educación conocen estas propuestas, pero aún hay incertidumbre respecto de cuál será el modelo que reemplace a la actual PSU. Desde la Aces piden urgencia en esta materia.

“Para este proceso de admisión debería existir un proceso de emergencia. Pero para el siguiente año sí tiene que existir un ingreso universal con bachillerato”, asegura Chanfreau.

Una postura que se contradice con la opinión del Demre, donde aseguran que el proceso debe ser paulatino y con etapas de perfeccionamiento, en las que debería actuar la asesoría de un Comité Internacional.

“Es muy importante que haya una agenda de cambios pronto, porque eso nos va a tranquilizar y nos va a comprometer a avanzar en esos cambios, pero no puede ser que una prueba con esas consecuencias que tiene la PSU cambie de un día para otro”, resaltó Leonor Varas.

Lee también: “El llamado es a ser cautos al consumir”: La explicación y los consejos del ministro Briones ante “lunes negro”

En la Universidad de Chile están de acuerdo en modificar la PSU o cambiarla completamente, pero advierten los peligros que puede traer este proceso de cambio.

“No vaya a ser que en esta discusión o en esta rabia contra la PSU terminemos perdiendo una instancia que le da derechos a los estudiantes, que le garantiza a todos los chilenos el derecho a entrar a cualquier universidad de Chile”, puntualiza Vivaldi.

Tags:

Deja tu comentario