{"multiple":false,"video":{"key":"czogq416zre","duration":"00:03:01","type":"video","download":""}}

Completamente seco se encuentra uno de los más reconocidos puntos del turístico Parque Siete Tazas, en la región del Maule. A eso se suma la preocupación por los avances de los deshielos en los principales glaciares ubicados en cercanías de Santiago. Son las postales que va dejando la sequía y escasez hídrica en nuestro país.

Quienes hayan alcanzado a tomarse una fotografía en el salto La Leona, o disfrutar de su playa, hoy deben atesorarla como oro puro, porque lo que era, ya no es; lo que se veía, ya no se ve.

Lee también: Sequía obliga al cierre temporal de sectores en el Parque Nacional Radal Siete Tazas y en la reserva Altos de Lircay

La bajada al río al salto de La Leona, en Parque Nacional Radal Siete Tazas se ha convertido en la más reciente víctima de la escasez hídrica en la región del Maule. Ahí  ya no puede ni entrar justo en verano, la época del año cuando la mayor cantidad de turistas quiere conocerlo o disfrutarlo de nuevo.

La razón es la fuerte sequía que afecta también este atractivo turístico. La lluvia no cae desde al menos hace siete meses y si bien el fenómeno se ha visto en el pasado, el problema hoy va más allá de la falta de agua.

El ecosistema del salto y en sus cercanías están bajo amenaza, porque si hace dos semanas el mismo salto lucía así caudaloso, de la noche a la mañana, la postal cambió por completo.

El deshielo en la Antártica ha entregado las imágenes más crudas del calentamiento global, en estos lugares donde  durante milenios ha existido hielo puro, pero hoy asoma con claridad la tierra que estaba bajo él.

Las fotografías le dieron la vuelta al mundo, y también el dato de los 18 grados que se habrían registrado en el continente blanco, uno que está en revisión, pero que es evidencia innegable del aumento en las temperaturas que afectan al planeta.

Y no hay que ir tan lejos para darse cuenta del problema. La Laguna de Aculeo en la Región Metropolitana mostró los signos de la escasez hídrica y, recientemente, el Río Clarillo. Pero tras la cordillera, los glaciares están en agonía… cerca de 2 mil kilometros cuadrados de ellos, se perdieron entre el 2002 y el 2017 en la región metropolitana…

Lee también: Cierran Reserva Nacional Río Clarillo para prevenir incendios forestales

Chile cuenta con más de 24 mil glaciares identificados, pero aún no hay una ley que asegure su protección, solo una normativa que busca su resguardo. Frente a su incesante derretimiento se hace urgente su puesta en marcha, porque ya las postales por la falta y pérdida de agua envían un poderoso mensaje.

Tags:

Deja tu comentario