{"multiple":false,"video":{"key":"czp5sxGyGJZ","duration":"00:03:18","type":"video","download":""}}

Con golpes y piedrazos en una violenta y multitudinaria riña terminó un paseo turístico a Quintero. Los dueños de la agencia se enfrentaron a algunos pasajeros del viaje de nacionalidad venezolana que venían consumiendo alcohol al interior del bus transgrediendo tanto las normas sanitarias como las de tránsito de nuestro país.

«Todo el mundo se estaba golpeando, eso fue lo más increíble«, relata una testigo de la trifulca.

Así fue que terminó un paseo turístico a la Playa de los Enamorados en Quintero, que se convirtió en un viaje de terror.

Todo habría comenzado por un exceso de consumo de alcohol por parte de algunos pasajeros. De regreso a Santiago, el grupo no sólo continuó bebiendo, sino que además faltaron a toda medida sanitaria: se sacaron las mascarillas y sin distanciamiento social comenzaron a bailar y a cantar en los pasillos del transporte privado transgrediendo también las normas de tránsito chilenas.

Lee también: Habla la madre del joven del caso Pío Nono: «Mi hijo no se cayó, lo tiró un carabinero»

«Todas esas personas estaban extremadamente ebrias, iban de pie, cantando, bebiendo», agrega una guía turística de la empresa Turismo Alas, encargada de este viaje. Asimismo, el dueño de la empresa, Ernesto Mella, afirma que «entraban y salían del baño y lo dejaron con fecas y orín en el piso«.

Ante esta situación -aseguran- los pasajeros fueron advertidos, lo que generó la ira del grupo que habría comenzado a amenazar a la guía turística, también de nacionalidad venezolana.

«Cuando la guía colapsa en sus nervios, me pide auxilio. Yo agarré dos amigos que estaban ahí y les dije por favor chiquillos, acompáñenme«, cuenta Ernesto.

Grave error. En vez de denunciar la situación a Carabineros o a la Seremi de Salud, ambas partes se involucraron en una riña callejera que dejó a varios lesionados.

Lee también: 280 familias reclaman demora de un año en la entrega de sus casas

De parte de los pasajeros, uno de ellos admite que rompieron varias reglas sanitarias hoy vigentes por la pandemia, «pero no justifico que ese tipo de persona haya cuadrado tres personas más, esperándonos, con ese tipo de violencia a maltratar a mi esposa».

Según las normas sanitarias actuales, en todo vehículo de transporte se debe portar obligatoriamente la mascarilla, mantener el distanciamiento social y la sanitización del transporte. Mientras que la ley de tránsito en nuestro país prohíbe el consumo de alcohol y cualquier acción que pueda provocar la distracción del conductor.

Un llamado al autocuidado y a la responsabilidad individual en este tipo de viajes donde la falta de medidas sanitarias y, peor aún, a las normas de tránsito exponen no sólo a los pasajeros, sino también a terceros a posibles contagios o accidentes.

Tags:

Deja tu comentario