Polémica decisión: Gobierno prohibió la conversión de autos de combustible a eléctricos

Tras la emisión de un reportaje de CHV Noticias, donde expusimos la factibilidad de convertir un vehículo de combustible a eléctrico a un costo más bajo que adquirir un auto eléctrico nuevo, el gobierno decidió impedir que que se le otorgue revisión técnica a los vehículos convertidos.

julio-sanchez
Por Julio Sánchez
{"multiple":false,"video":{"key":"czl8NZK6TZG","duration":"00:08:47","type":"video","download":""}}
  • Enlace copiado

Jaime Artaza, psicólogo, 48 años. Posa orgulloso junto a su vehículo Dahiatsu modelo Charade del año 1980. Con su carrocería roja restaurada, se ve en un estado impecable. Una verdadera joya.

“Hace rato que quería cambiarme de auto, mejorar las emisiones”, dice aludiendo a su espíritu ecológico. Lo compró por $400 mil. Se informó por Internet y por algo más de $5 millones compró un kit que importó desde China para convertirlo en un auto totalmente eléctrico.

El 9 de octubre pasado fue parte de un reportaje de CHV Noticias. Allí, orgulloso, mostraba cómo consiguió legalizar el vehículo. Pasar la inspección en una planta de revisión técnica y la inscripción en el Registro Civil. Hoy transita en las calles de Santiago de forma completamente normal, sumado a la electromovilidad en un vehículo del año ’80.

Lee también: Se puede por menos de $6 millones: Las ventajas de convertir tu auto en uno eléctrico

“Una vez me detuvieron circulando con restricción vehicular, pero cuando al carabinero le mostré los papeles, y en el permiso de circulación el tipo de combustible dice ‘elect’, era la primera vez que los veía. Entonces, lo anecdótico fue que llamó a todos los carabineros para que les mostrara el auto y estuvieron como media hora mirándolo, explicándole los componentes”, cuenta Artaza.

Jaime se basó en una ley que impide a los autos posteriores al año 1992 ser modificados. Como el suyo es de la década del ’80, no lo afectaba esa prohibición, así que le cambió el motor de combustible del Charade por uno eléctrico. “Si antes con bencina me gastaba $800 cada 10 kilómetros, hoy con el eléctrico me gasto $90 en la misma distancia”, explica.

La prohibición

Tras la emisión de ese reportaje, el Ministerio de Transportes emitió una circular a todas sus secretarías regionales ministeriales, donde oficia a las plantas de revisión técnica a “no efectuar revisión técnica a dichos vehículos, así como no avalar sus transformaciones a través de la inspección ocular”.

La argumentación, dice el mismo documento, es que las conversiones de motores combustibles a eléctrico, “no solo se trata de un cambio de motor, sino de una transformación completa del vehículo”.

Lo anterior significa que los vehículos, como el de Jaime Artaza y otros más que han realizado la conversión, ya no tendrán el visado de las plantas y, por lo tanto, serán vehículos ilegales.

Gonzalo Pacheco es dueño de una empresa Movener. Durante los últimos años, se han dedicado a convertir vehículos antiguos a eléctricos. La circular del Ejecutivo “nos corta las alas”, concluye.

Lee también: Scooters, patines o hoverboards: Los nuevos vehículos eléctricos para moverse a bajo costo por la ciudad

Si el gobierno quiere conversar estos temas, nosotros estamos muy dispuestos. No nos han llamado para conversar, ni en materia técnica, en lo absoluto”, agrega Pacheco. Cuestiona la circular y argumenta que ellos tienen “memorias de cálculos, técnica, mecánica, estructural, de que esto es viable técnicamente. No hay argumento técnico que respalde ese mandato”, enfatiza.

Según el documento del ministerio, “a la fecha no se encuentra regulada dicha transformación (combustible a eléctrico), por no haber sido revisado por ningún organismo técnico que verifique aspectos de seguridad tanto del motor como de aspectos del sistema eléctrico, estructura y otros componentes”.

En otros países sí se permite la conversión

La decisión del Ejecutivo molestó y bastante a quienes trabajan en potenciar la electromovilidad. Partiendo por Jaime Artaza, con quien partimos este reportaje. Sabe que, a partir de la próxima revisión técnica, su auto antiguo convertido a eléctrico, dejará de ser legal.

Me da pena, me enoja. Mi auto es 100% legal, mi auto cumple con toda la normativa vigente, tengo toda su documentación al día”, dice Artaza.

El ministro de Energía, Juan Carlos Jobet, ya había esbozado en el reportaje anterior la distancia del gobierno con la conversión: “Algunas personas han hecho conversiones de vehículos anteriores al ’92, pero eso es más bien porque hay un vacío en la legislación actual. Pero no es lo recomendable, no es lo que el gobierno recomienda”.

Danilo Núñez, ex subsecretario de Transportes y presidente de Elmov (empresa que promueve la electromovilidad), explica que “hay países como Australia, Estados Unidos y otros de Europa, donde ya se puede hacer reconversión de vehículos a combustión interna a vehículos eléctricos, salvaguardando cierta exigencia normativa de seguridad”.

Lee también: ¿Cómo poder ver el resumen de la música que más oíste en Spotify en la década y este 2019?

¿Por qué no sumarse a esa línea? Sebastián Tolvett fue jefe de la calidad del aire del Ministerio del Medio Ambiente y actual director de la escuela de Ingeniería Mecánica de la Universidad Técnica Metropolitana. También entra al debate sobre la transformación técnica que implica cambiar de un motor de gasolina a eléctrico.

En estricto rigor, el vehículo se mantiene igual. El motor eléctrico es mucho más pequeño, pesa en el orden de los 45 kilos, cuando un motor a combustión pesa alrededor más de 100 kilos. La manera de poder equilibrar los pesos, depende de dónde se ponen las baterías. Todo eso es conversable y regulable. En Estados Unidos (California), por ejemplo, tienen una regulación muy clara. Ellos te dicen exactamente qué es lo que tienes que sacar y tiene que ver con todo el tren motriz. En Estados Unidos, Canadá y algunos países de Europa está regulado”, detalla Tolvett.

Democratizar los privilegios

El costo promedio de un vehículo eléctrico nuevo supera los $25 millones a $30 millones. Monto inalcanzable ni siquiera para la clase media. La conversión, alcanza los $6 millones. Parece claro que a partir de la prohibición del gobierno a la reconversión, solo una élite tendrá acceso a subirse al carro de la electromovilidad.

La decisión del Ejecutivo, dice Gonzalo Pacheco, dueño de Movener, es impedir que se pueda “seguir democratizando el vehículo eléctrico. Es no abrir la instancia de conversación”.

Andrés Álamo es gerente general de la empresa Smart Cargo, que importa y vende motos y carros eléctricos a precios desde los $3 millones hacia arriba. Si bien la conversión de vehículos pudiera ser una amenaza directa a su negocio, lamenta y critica que el ejecutivo la prohíba.

“Es absurdo. Es un claro conflicto de interés de la industria fósil. Esos vehículos representan una amenaza a las automotoras donde su principal negocio es un servicio técnico, es la post venta (…) Aquí hay algo oscuro, por decirlo de alguna manera. Hay gato encerrado. Se tiene que destrabar eso. No puede ser que privilegien la venta de vehículos nuevos pudiendo tener acceso a uno convertido por un precio mucho más bajo”, dice.

Lee también: Sin Mushu ni canciones: Disney lanzó nuevo adelanto de «Mulan» live-action

Al ser consultados, desde el Ministerio de Transportes declinaron otorgar una entrevista, pero por medio de un comunicado explicaron que “la transformación de un vehículo convencional a uno eléctrico, no permite garantizar las condiciones mínimas de seguridad de los materiales o el tipo de cables utilizados, como tampoco su debida aislación. En este sentido, la circular emitida por el Ministerio de Transportes y Telecomunicaciones tiene por objetivo resguardar la seguridad del conductor y sus ocupantes”.

Para Cristián Bowen, ex subsecretario de Transportes, si bien entiende el trasfondo de esta circular prohibitiva del gobierno, cree que es un tema del que se debe comenzar a hablar por parte de las autoridades.

Para mí es mucho mejor tener un auto no contaminante, que uno contaminante en las calles. El punto es de qué manera resguardamos la seguridad y permitimos que esos vehículos también puedan convivir con el resto de los vehículos que están hoy circulando en las calles. Yo creo que debiese abrirse la posibilidad de conversar este tema y eventualmente ponerlo en la agenda”, explica la ex autoridad.

Diego Ibañez, diputado de Convergencia Social, trabaja en un proyecto para dar regulación a la transformación de vehículos de combustible a eléctricos: “Hoy no contaminar es un privilegio, porque acceder a la electromovilidad solo es una realidad para los más ricos. No puede ser que hoy, las autoridades estén siendo condescendientes con el monopolio y el negocio que existe detrás de la electromovilidad”.


  • Enlace copiado
Lo más visto