Por Fabián Acevedo
{"multiple":false,"video":{"key":"oULgk1lS7u","duration":"00:10:41","type":"video","download":""}}

Si los ve por calle Agustinas bien vestidos, con chaqueta, camisa, corbata y le ofrecen  un cambio de divisas mucho mejor que el de un local debidamente autorizado, ni lo piense. Podría tratarse de unos timadores conocidos como “punteros”, quienes por años se han instalado en el exterior de las casas de cambio.

Durante días, un equipo de investigación de CHV Noticias los estuvo siguiendo. En la vigilancia pudimos apreciar cómo hay dos bandas de estafadores que se disputan el territorio: la del “Tico” y la del “Chure”. La mayoría de ellos tienen prontuario policial por el delito de estafa reiterada.

Registros de cámaras de seguridad muestran algunas de sus disputas, que van desde agresiones con armas blancas a una hebilla del cinturón, muestra de las situaciones a las que se exponen los locatarios y transeúntes, pese a que el casco histórico de Santiago se encuentra intervenido por Carabineros.

Expertos “cunteros” con un jefe

La jornada de los “punteros” comienza muy temprano, a penas abren las casas de cambio y termina pasado el medio día. Uno de los más antiguos es Carlos Perez Orellana, de 64 años, a quien apodan “Tico”. El equipo de CHV Noticias tuvo contacto con él, luego de que un periodista simulara ser un turista que necesitaba cambiar $500 mil a dólares para viajar prontamente a EE.UU. Si la compra de dolar está a $721, su ofrecimiento es de $710.

A los segundos aparece su asistente, Nicole Rojas Catricura, quien dice llamarse “Josefa”. La mujer se encarga de conducir a la supuesta víctima hasta una galería ubicada en la calle Estado donde su supuesto jefe nos espera.

El primer comprador ficticio desistió. Pero, luego, quisimos ponerlos a prueba con un joven que aparentaba estar accidentado en una silla de ruedas, quien era visitado por su prima extranjera que lo lleva a las casas de cambio.

Sin ponerse nerviosa debido a la alta vigilancia de Carabineros en la zona, “Josefa” llevó a estos falsos familiares hasta la galería ubicada en calle Estado. Al interior, en un tercer piso, presenta a quien lidera la que sería una supuesta “empresa”. Se llama Camilo Contreras, le dicen el “Guatón”.

Finalmente el equipo le entregó un sobre con 3 millones de pesos, pero de bolívares venezolanos, lo equivalente a 10 mil pesos chilenos. Pidió que lo esperaran un momento pero nunca más volvió.

Tags:

Deja tu comentario