{"multiple":false,"video":{"key":"csmWazKJJJCMchvn37595","duration":"00:00:00","type":"video","download":""}}

Hace un año un iceberg gigante -quizás el más grande del mundo- se desprendió en la Antártica y causó la preocupación del mundo entero.

Con un peso de un billón de toneladas, el coloso de hielo, bautizado como A-68, pasó algunos meses meciéndose en el mismo lugar y tratando de desplazarse hacia algún sitio, pero sin mucho éxito.

Los expertos aseguran que, debido a sus grandes dimensiones, este iceberg es mucho más lento y necesita más tiempo para acelerar.

Hasta ahora solo ha logrado desplazarse unos 45 kilómetros desde la Plataforma de Hielo Larsen C, lo que tiene en alerta a la comunidad científica.

Según los análisis, el iceberg no se ha derretido debido a que esa parte del mundo es extremadamente fría. Y aunque sí se ha deshecho de algunas de sus orillas afiladas, su tamaño sigue siendo prácticamente el mismo: 150 km de largo y 55 km de ancho.

Tags:

Deja tu comentario