{"multiple":false,"video":{"key":"cr1KKJU0NWdgchvn31208","duration":"00:00:00","type":"video","download":""}}

El oficialismo argentino logró consolidar su poder y reafirmar los dos años de gestión de Mauricio Macri, al alzarse como la fuerza política más votada de las elecciones legislativas de este domingo frente a un peronismo debilitado que no logra definir su liderazgo para plantarle cara.

“Macri ha ganado netamente esta batalla sin lograr una mayoría sustantiva“, aseguró Raúl Sohr en su análisis internacional.

Según el escrutinio provisional, el frente gobernante Cambiemos ganó los comicios con el 40,7% al hacerse con diez millones de votos en todo el país e imponerse en 13 de los 24 distritos, incluidos los cinco más populosos.

Entre ellos está la provincia de Buenos Aires, el principal campo de batalla, ya que concentra al 37% del electorado y fue históricamente un bastión peronista, hasta que la candidata del macrismo María Eugenia Vidal ganó las elecciones de 2015 y se puso al frente de su gestión.

Todos los focos estaban puestos sobre este territorio y, finalmente, los resultados se mantuvieron en línea con las últimas encuestas: en la pelea por el Senado, el oficialista Esteban Bullrich se impuso con un 41,38% a la expresidenta Cristina Fernández (2007-2015), quien sacó un 37,25%, obteniendo sólo un escaño frente a los dos que se quedó el candidato del Ejecutivo.

“Ella Aparece (Cristina) claramente derrotada por un principiante en política“, indicó Sohr.

 

Tags:

Deja tu comentario