{"multiple":false,"video":{"key":"cryHiLGZNivcchvn30794","duration":"00:00:00","type":"video","download":""}}

El domingo recién pasado, cerca de 2,3 millones de personas participaron en el referéndum independentista de Cataluña, pese a que el gobierno de España calificó como “ilegal” la convocatoria.

Las autoridades catalanas aseguraron que un 90% de los votantes se inclinó por la autonomía de Cataluña, que podría ser declarada unilateralmente este próximo lunes.

Tras ello, el rey Felipe VI se dirigió al país a través de televisión y criticó duramente a los líderes del movimiento independentista, generando mayor reticencia de quienes no son autonomistas, pero sí se declaran republicanos.

“Se perdió una oportunidad para haberse dirigido al país como un posible mediador, es decir, haber estado por encima del conflicto y haber manifestado alguna simpatía por la causa catalana”, explicó Raúl Sohr.

Por otro lado, pese a que el analista reconoce la legitimidad de la demanda catalana, explicó que “en el contexto actual, los nacionalismos son básicamente proteccionistas, xenófobos y antimigratorios”.

“Lo que se está viviendo en Cataluña es revelador. El nacionalismo catalán tiene elemtnso muy legítimos, pero también algunos tintes xenófobos. Están tratando de imponer la lengua catalana y excluyendo a los hispanoparlantes”, concluyó.

Tags:

Deja tu comentario