Por Fabián Acevedo
{"multiple":false,"video":{"key":"czjDpkBhoNO","duration":"00:09:15","type":"video","download":""}}

Jefe, hice como 17 casas y me condenaron a 3 años y medio”.

Esa es una de las confesiones de un joven chileno deportado desde Alemania, quien, apenas bajó del avión que lo traía de vuelta a territorio nacional, tuvo que ser inmediatamente detenido por oficiales del departamento de Inspección Secundaria de la PDI.

La razón es que contaba con una orden de detención pendiente por el delito de receptación en Chile desde el 2016.

Según el imputado, se trataría de “horas comunitarias” que no cumplió, ya que por un paso no habilitado en el sur de nuestro país logró escapar a Berlín, donde lo condenaron por una serie de robos a lujosas residencias.

Se espera a la persona acá para evitar un riesgo mayor para los pasajeros, con el objeto también de evitar un riesgo de fuga”, comenta el comisario Harry Cerda, Jefe de Inspección Secundaria de la PDI, mientras tiene que lograr identificarlo entre todos los pasajeros que descienden del vuelo.

Este es un procedimiento habitual que se desarrolla en el aeropuerto de Santiago, debido a un récord de deportados: ya van en 1.114 chilenos entre 2017 y 2019.

La mayoría de los involucrados tiene entre 18 y 24 años.

Lee también: ¿Subir o no la cuenta? La polémica medida para optimizar el consumo de agua y combatir la sequía

Y las razones de que sean expulsados a su país de origen son: faltar al reglamento de extranjería, tener antecedentes negativos o cumplir una condena por diferentes delitos.

Las cifras se conocen al cumplirse 75 años del trabajo migratorio que lleva a cabo la Policía de Investigaciones, tanto en la denominada “frontera aérea” como en los operativos semanales de fiscalización permanente a los extranjeros en Chile.

El aeropuerto mueve más de 25 mil personas al año, por lo tanto debemos estar atentos a muchas figuras como el contrabando, tráfico de drogas, adulteración de pasaportes, identidades falsas y rutas de delincuentes”, explica el Jefe Nacional de Migraciones y Policía Internacional, Richard Bórquez.

Las historias de otros deportados; las fiscalizaciones de la PDI y la DGAC en la loza del aeropuerto; y los nuevos perfiles de los ladrones internacionales, los puedes encontrar en el video adjunto con el reportaje completo.

Tags:

Deja tu comentario