Por Nicolás Muñoz
{"multiple":false,"video":{"key":"oVpUtjlxy1","duration":"00:02:14","type":"video","download":""}}

Carmen Aguayo se jubiló anticipadamente a mediados de 2019. Sin embargo, sigue trabajando como arsenalera en el servicio de salud, porque con su pensión de $120 mil dice que no le alcanza.

«Estaba aburrida del sistema. Con lo que ha pasado tras el estallido social confirmo mi decisión, me siento más tranquila», comentó Carmen.

Y ese puede ser el sentimiento de los chilenos que jubilaron en enero. En concreto y según datos de la Superintendencia de pensiones 17.258. Nunca antes tantas personas se habían pensionado en un solo mes.

Si en promedio el proceso dura cuarenta y cinco días, son solicitudes que partieron en diciembre o noviembre, en pleno estallido social. ¿Podrían estar ambos fenómenos relacionados? Hay distintas opiniones.

Lee también: Tres universidades subieron los aranceles de sus carreras: Alzas llegan hasta los $470 mil

Según el subsecretario de Previsión Social, Pedro Pizarro, es un tema demográfico. «No nos llama tanto la atención. La gran mayoría de los pensionados en enero cumplieron su edad de jubilación. No son personas que se están jubilando de forma anticipada o que tengan alguna inquietud mayor por el retiro de sus fondos previsionales».

En cambio para María Eugenia Jiménez, directora ejecutiva de Brain Invest y asesora previsional «responde a la necesidad de resguardar sus ahorros. Ellos sienten que cualquier cambio de ley los podría perjudicar. Prefieren pensionarse hoy y no a tener más edad».

Sin embargo Jeannette Jara, subsecretaria de Previsión Social en el gobierno anterior de Michelle Bachelet, advierte que este aumento respondería a una necesidad de mantener un ingreso estable.

Lee también: Gustavo Hasbún suspende su militancia en la UDI: «Uno tiene que proteger lo que quiere»

«Aun cuando pensionarse les da un ingreso insuficiente, es un ingreso que sí saben que van a percibir todos los meses. En cambio, con el aumento del desempleo, que venía antes del estallido social, las personas hoy no saben si van a tener empleo o no el día de mañana«, dice la ex autoridad.

Y eso es algo a lo que se aferra Hugo Arteaga. A sus sesenta y cuatro años tiene la jubilación a la vuelta de la esquina. Pero como reconoce tener lagunas, no quiere dejar -por ahora- su trabajo como conserje en Ñuñoa.

«De jubilar voy a jubilar, pero creo que todavía tengo para seguir trabajando. Unos diez años más, hasta cuando me dé la fuerza», dice Hugo.

Es la dura realidad de un sistema donde los nuevos pensionados reciben, en promedio, menos de $130 mil de jubilación. Eso sí, la mitad de ellos obtiene $42 mil o menos.

Lee también: Cronograma camino al plebiscito: Las principales fechas de este histórico proceso

Tags:

Deja tu comentario