{"multiple":false,"video":{"key":"crFkWy2MJtQechvn33025","duration":"00:00:00","type":"video","download":""}}

Antes de ser el Papa Francisco, Jorge Mario Bergoglio fue obispo de Buenos Aires.

Su ejercicio sacerdotal en Argentina no estuvo exento de polémicas, y fue ahí donde configuró la opción pastoral que lo condujo finalmente a ser el primer latinoamericano nominado como líder de la iglesia católica.

Macarena Pizarro investigó las raíces que convirtieron a Francisco en el Papa que nos visita y que dejó huella en los barrios más pobres de la capital argentina.

El trabajo social fue lo que caracterizó a Jorge Bergoglio durante sus gestiones en el país trasandino, combatiendo muchas veces la delincuencia y el narcotráfico de las llamadas “villas miseria”.

Los llaman los curas villeros por su inserción profunda en las comunidades de las villas, trabajo social que recibió el apoyo de Jorge y que ayudó a la visibilización de este importante trabajo pastoral.

“Venía en un colectivo y luego caminaba cinco cuadras para llegar hasta acá”, señaló uno de los vecinos de la Villa XXI.

Sin embargo, diversos ciudadanos argentinos muestran su molestia porque el sumo pontífice no visitará su país en este recorrido que realizará por Latinoamérica y que incluye a Chile.

Además, fue criticado por ser populista, marxista o peronista, configurándose como uno de los detractores del ex presidente Néstor Krichner, quien lo denominó como “jefe espiritual de la oposición política”.

 

 

Tags:

Deja tu comentario