{"multiple":false,"video":{"key":"oUPEvIVFoP","duration":"00:06:54","type":"video","download":""}}

Estamos atrasados, la sequía llegó y todo lo que pudimos hacer fue poco o casi insuficiente. La emergencia agrícola está presente en nuestro país y hasta el momento cinco regiones son parte de esta categoría.

En la región Metropolitana, en la comuna de Colina, al norte de la capital, constatamos la gravedad de la sequía que afecta a la zona, una que es ambigua. Mientras en un lado predomina la tierra seca, por otro, el pasto verde y piscinas artificiales son parte de un panorama ideal, uno que no se logra entender a pocos metros de distancia.

Colina es parte de las 17 comunas en emergencia y son sus ganaderos y agricultores quienes han tenido que ingeniárselas para evitar que sus animales sigan siendo víctimas de la falta de agua.

Te puede interesar: Capital de Indonesia será trasladada: El 40% de Yakarta está bajo el nivel del mar

Tal como lo hace Nelly Reyes, quien regularmente concurre al sector de Chicureo y rescata el pasto que cortan los jardineros. “Lo traigo, lo selecciono, que esté en buenas condiciones y se los doy a mis animales”, explica.

Sin embargo, lo más incomprensible es que la única oportunidad de evitar que sus animales sigan muriendo y su familia se quede sin recursos está a pocos minutos de su casa. “Si vas a Chicureo, ves todo verde. Nosotros no tenemos el agua a disposición y nuestra consciencia (del uso del agua) es mucho mayor”, sostiene Reyes.

Es más, una empresa se dedica a sacar la basura vegetal de los condominios en Chicureo teniendo plena consciencia de la realidad que viven a pocos metros, regalan el pasto que cortan a los crianceros.

“Alrededor de un 10% a un 15% del pasto se va a los pequeños agricultores o gente que tiene animales que nos piden pasto y nosotros se los regalamos”, dice Armando Taito, gerente Ramaschicureo.cl.

Según un estudio realizado por Fundación Chile, se determinó que del total de las causas que están originando problemas hídricos un 44% de la escasez en Chile es por mal manejo del agua.

“El problema radica en que no existió una institucionalidad del agua para liderar este tema, generar políticas y planes con acciones, soluciones y medidas para enfrentar lo que venía. Hoy nos enfrentamos a esta emergencia hídrica, sin un plan de largo plazo. Se está hablando de obras, pero todos esos proyectos toman alrededor de 40 años”, agrega Ulrike Broschek, subgerente sustentabilidad de Fundación Chile.

Mira también¿Nieve en septiembre? Aire polar podría llegar a Chile debido a raro fenómeno climático

Desde el Ejecutivo dicen que el problema no es la falta de agua, sino las obras que se necesitan para que sea igual para todos. “Chile tiene agua, pero tenemos una infraestructura de río muy precaria. Nos hemos dormido durante 30 o 40 años en hacer las grandes obras de riego que Chile necesita para la agricultura que crece. Llegó la hora de darle un nuevo manejo al agua”, explica el ministro de Agricultura, Antonio Walker.

Si bien la emergencia agrícola es potente, aún existen personas que no tienen acceso a agua potable.

Según Fundación Amulen, sólo un 47% de las zonas rurales de Chile cuentan con agua potable, el 53% restante depende de pozos, ríos o camiones aljibes, como las dos mil personas de Colina que aún no tienen agua potable, pero que el municipio les entrega semanalmente una cantidad de 100 litros diarios por persona.

Tags:

Deja tu comentario