{"multiple":false,"video":{"key":"yd8kgSIlYV0","duration":"00:07:54","type":"video","download":""}}

Emelina García tiene 73 años. Y es una de las miles de personas que ha salido a manifestarse. En su caso, por mejoras en el sistema de salud. Su marido murió en lista de espera y lo llamaron seis meses después de fallecido para brindarle atención.

El sistema de salud público es una de las causas del estallido social que se vive en Chile. La falta de atención y recursos, sumado a las largas listas de espera, han posicionado este ítem como uno de los más urgentes por resolver.

Solo en 2018, casi 26 mil personas murieron esperando una atención médica o una cirugía. El 40% de ellos falleció por la misma causa que lo aquejaba.

El marido de Emelina García, es uno de los tantos que ha muerto esperando atención en el sistema de salud público.

Lee también: Contar la historia en las paredes: El muralismo que se toma las calles en el estallido social

“Por eso yo le digo al señor presidente que si salimos a la calle a luchar es porque estamos adoloridos. Ya basta de sinvergüenzuras, basta de humillaciones” asegura.

En 2010 el gobierno del presidente Sebastián Piñera prometió terminar con las listas de espera, pero eso nunca ocurrió. Las listas continúan y las personas siguen muriendo a la espera de una cirugía o una atención médica. Hasta antes de este estallido social 6 mil 336 personas seguían esperando.

Según Helia Molina, ex ministra de Salud en el gobierno de Michelle Bachelet, las listas de espera “tienen que ver con un exceso de interconsultas que no necesariamente corresponden a la necesidad real. Muchas de esas interconsultas deberían ser resueltas en la atención primaria y no se está haciendo. Y lo otro, es que hay pocos especialistas en relación a la demanda”.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el presupuesto base de un país en materia de salud debe ser, al menos, al menos, de un 6% del Producto Interno Bruto (PIB). Chile está por debajo de esa línea, con un gasto del 5,2% del PIB para atender al 80% de los chilenos que se encuentran en el sistema público de salud. Un presupuesto insuficiente que tiene a las personas literalmente muriendo en la espera.

Lee también: Habla víctima de disparo de militar en Concepción: “Yo te perdono, pero es injusto lo que hiciste”

Según Emelina, su lucha es por un mejor sistema de salud público. Por lograr que otros no vivan lo que vivió junto a su marido.

“Mi viejo ya partió y sé que está en un mejor lugar, ya no lo van a humillar más, pero lucho por los que vienen atrás y los que están sufriendo. Por eso voy a marchar a todo sol y a toda voz voy a gritar: necesitamos ayuda los adultos mayores!”, puntualiza.

En 2011, en el anterior gobierno de Sebastián Piñera, junto al actual ministro de Salud, Jaime Mañalich, celebraban el fin a las listas de espera. Sin embargo, meses después fue duramente cuestionado por contraloría por reducirlas artificialmente.

La mejora al sistema de salud es una de las tantas peticiones que realizan miles de manifestantes con historias anónimas, que se vuelven visibles en esta crisis que vive el país.

Tags:

Deja tu comentario