Por Bárbara Matelunas Salinas
{"multiple":false,"video":{"key":"czo3lmPNkSG","duration":"00:03:18","type":"video","download":""}}

Una pequeña de 4 años ríe a carcajadas cada vez que el sonido de los bombardeos se siente, cerca de su hogar. Todo quedó registrado en un video “selfie” realizado por su padre, que luego se hizo viral a través de redes sociales.

Una ingenua e inocente risa, que responde a un juego ¿avión o bomba? le pregunta su padre, Abdullah al-Mohammad. Necesaria creatividad, para evitar que su hija sienta el miedo inevitable de la guerra. La familia de la pequeña, se vio obligada a emigrar hacia la frontera turca, en medio de los bombardeos del régimen sirio y sus aliados.

Un registro que de forma inmediata recuerda a la película La vida es bella, en donde el protagonista crea una fantasía sobre un juego, en donde deben ir ganando puntos. Todo para proteger a su pequeño hijo, que se encontraba junto a él en un campo de concentración nazi, durante la segunda guerra mundial.

“Lo que él papá hace es una medida momentánea en donde disfraza esta horrorosa realidad de la guerra, puesto que muy probablemente la niña no está preparada todavía, emocional y cognitivamente, para enfrentar y para entender lo que es una guerra. La mejor manera, es lo que hacía el caballero de la película, juguemos un juego, porque en definitiva el adulto sabe, que el juego va a pasar” explicó Daniel Sánchez, psicólogo y académico de la U. Central.

Guerra y violencia que marca la vida de los niños, así lo vivió Abdalah Al Rifai, joven sirio que vive hace casi 2 años en nuestro país. 

“Estaba todo el mundo feliz con los juegos artificiales y yo no podía aguantar ese ambiente, es que es el mismo ruido de la guerra en Siria“, así son los recuerdos que siguen estando presentes en la vida de este interprete y profesor de idioma árabe. Situaciones cotidianas que le recuerdan la guerra en su país.

Abdalah tiene 25 años, a los 18 salió de Siria, pensando en volver, pero eso jamás pasó. De su país, se fue el año 2012, un año después del comienzo de la guerra, se instaló en Jordania, pero el sonido de las bombas lo seguía: “en Jordarnia sufrí más, porque yo vivía cerca de la frontera, de repente en la noche estaba escuchando o viendo la luz de las bombas en Siria. 24/7 son zonas de guerra, batalla se escucha todo el tiempo” haciendo referencia al sonido de los bombardeos en la zona norte del país.

Y es precisamente en esa zona donde ha vuelto la violencia. De hecho, la ONU alertó sobre el mayor éxodo de civiles sirios desde el principio de la guerra, más de 900 mil personas huyen en medio del frío de la ofensiva lanzada por el régimen en Idlib en los 2 últimos meses.

Tags:

Deja tu comentario