{"multiple":false,"video":{"key":"czsRwl0zbvq","duration":"00:12:34","type":"video","download":""}}

Fue durante los primeros días de agosto que ocurrió la muerte de la joven trabajadora de 21 años que fue atacada por un tigre blanco al interior del Parque Safari de Rancagua. A un mes de lo sucedido, una de las principales interrogantes de la línea investigativa sigue siendo si acaso hubo negligencia por parte del recinto. Sara Ibarra, la madre de Catalina Torres, recordó que su hija “siempre hablaba de él (el animal) y yo le decía que tuviera cuidado”, agregando que el accidente aún “no concibo aceptarlo, porque es algo que se podría haber evitado”. Además, con respecto a las explicaciones que entregó el gerente del parque, expresó “están faltando a la verdad, son mentira”. Por su parte, la pareja de la joven, Javier Caro, quien también trabajaba en el parque, estableció que al momento del ataque “hubo por lo menos una media hora en la que nadie hizo nada, por lo menos”. En esta misma línea, Daniela Torres, su hermana, sostuvo que “ella me dijo que no había protocolos”. En este momento, no se descartan formalizaciones durante los próximos meses contra quienes resulten responsables, ya que según el fiscal de Rancagua, Jorge Mena, en caso de que se compruebe que hubo negligencia, se podría hablar de un cuasi delito de homicidio. Los dueños del parque aún no han querido prestar declaraciones a la prensa mientras se investiga.

.

Tags:

Deja tu comentario