{"multiple":false,"video":{"key":"oVn4tP53mK","duration":"00:03:56","type":"video","download":""}}

Luis Gajardo tiene 73 años. Es uno de los tantos residentes de la Villa San Luis, una zona emblemática de la comuna de Las Condes formada por 160 departamentos, donde viven cerca de 500 personas, en su mayoría adultos mayores quienes deben enfrentar un problema extra en medio de la crisis sanitaria por el coronavirus.

Desde hace más de una semana que los vecinos de este sector permanecen sin agua, debido al colapso de dos matrices del servicio hídrico.

No hay una gota de agua. Nada de nada“, dice la pareja de Luis, Luz Guajardo.

Lee tambiénAmenazas incluso con armas: Cada media hora se registra un caso de violencia intrafamiliar

Por esto, sus habitantes deben acarrear bidones varias veces al día para poder contar con agua para su consumo diario, para lavarse las manos y regar sus plantas. Obtienen el recurso desde una llave que ellos mismos adaptaron al interior de la villa.

A la vez, la municipalidad de Las Condes dispuso de estanques para abastecer a los vecinos. Sin embargo, ha habido problemas, debido a que se trata de agua que no es potable, lo que provocó que algunas personas enfermaran del estómago al consumirla.

Hartos por esta situación, este lunes los vecinos salieron de sus casas con ollas y carteles para protestar en el sector de Escuela Militar con Manquehue.

Patricia Duque es una de las vecinas que más se ha visto afectadas. “Tengo problemas en las cervicales, tengo artrosis. He tenido que saber nomás y después tomarme una bomba de ibuprofeno con un ketorolaco para el dolor”, cuenta a CHV Noticias.

De igual forma, Gajardo reconoce que hace cerca de ocho “viajes” al día para poder conseguir agua para el baño y para cocinar.

Lee también“Picadas” de carretera a punto de cerrar por falta de ingresos: “Está todo muerto, esa es la palabra para nuestro rubro”

A esto, se suma la preocupación por el riesgo de contagio por coronavirus, ya que la mayoría ocupa una única llave para sacar agua.

Frente a esta situación, Aguas Andinas comenzó este martes a realizar arreglos, aunque lo que se necesita es una solución definitiva que implica cambiar toda la red de distribución de agua. Los años han causado el deterioro de las cañerías.

“Se dieron cuenta que no era algo puntual de reparación, no era tampoco puntos específicos sino que es un efecto dominó que eventualmente va a afectar a toda la villa”, explica Rosario Diaz, del Comité Administrativo Villa San Luis.

Por su parte, Eugenio Rodríguez, Director de Gestión de Aguas Andinas señala que “se trata de redes privadas que escapan a la gestión de Aguas Andinas. No obstante eso, en coordinación con el municipio de Las Condes, hemos diseñado ya una solución provisoria que permita recuperar el servicio de agua potable a la brevedad posible”.

Se estima que los funcionarios de la empresa tardarán cuatro días para concretar una solución provisoria con cañerías a ras de suelo. También hay un compromiso para participar de la renovación definitiva de la red que está gestionando le municipio, una inversión que bordea los 150 millones de pesos.

Lee también“Esta es mi casa, no me la pueden quitar”: Dueños de viviendas se enfrentan a arrendatarios morosos

“Es muy caro arreglarlo, es imposible que ellos puedan arreglar con los gastos comunes, por lo tanto, nosotros como municipalidad vamos a financiar el arreglo”, sostiene el alcalde de Las Condes, Joaquín Lavín.

Aún faltan varios meses para que se logre renovar el sistema de distribución de agua, que no fue modificado en más de 40 años. Una solución que los vecinos de este histórico sector merecen para no seguir viviendo en estas condiciones.

Tags:

Deja tu comentario