{"multiple":false,"video":{"key":"czoIkC7kyqF","duration":"00:02:45","type":"video","download":""}}

La imagen es tan cruda que los vecinos que se enteraron quedaron atónitos. Las cámaras de seguridad de un edificio de Independencia captaron la trágica caída de un gato desde un balcón, un hecho provocado por la aparente irresponsabilidad de su dueño.

“Es el cuarto animalito que cae. Nadie se hace responsable, no hay hasta el momento y sabiendo que hay cámaras”, señala un vecino del lugar.

Lee tambiénDelincuentes detenidos tras realizar millonarias estafas bancarias con el secuestro de “palos blancos”

Se trata de una problemática que no solo aqueja a este edificio y que refleja la poca preocupación de muchos dueños de mascotas, quienes incluso tras incidentes de este tipo no reclaman a sus animales fallecidos, tal como lo asegura el conserje de este lugar.

La ley es clara cuando existen agravantes por maltrato animal. “La regulación principalmente legal establece no simplemente aspectos que se refieren a acciones, sino también a omisiones. Evidentemente que si se produce una situación donde no existen las mallas o donde nadie reclama o nadie está dispuesto a hacerse responsable de animales que están muriendo producto de negligencia evidente, obviamente que son responsables y la ley los hace responsables en este tipo de aspectos”, destaca el abogado penalista Juan Pablo Donoso.

No obstante, a pesar de existir una ley de por medio, las denuncias por tenencia responsable de mascotas siguen aumentando. 

Lee tambiénAutoridades de La Araucanía piden no ir a ver el eclipse: “No queremos contagios”

Es el caso de lo ocurrido hace algunas semanas en un edificio de la comuna de San Miguel, donde un perro que se encontraba solo en uno de los departamentos cayó desde el balcón.

“A raíz de este caso, hemos sabido de aproximadamente cinco casos en la comuna en que ha pasado lo mismo, que los animales se han caído del edificio porque no tienen malla, por irresponsabilidad de los dueños. No hay ninguna sanción”, afirma María de los Angeles Pérez, de la Fundación Proani San Miguel.

Tags:

Deja tu comentario