{"multiple":false,"video":{"key":"oVFwtQZNj7","duration":"00:05:36","type":"video","download":""}}

Vecinos de Peñalolén han debido organizarse por turnos para rondar el condominio durante las noches y así evitar los ataques de delincuentes que los afectan diariamente. Durante 11 años, estas 520 familias ahorraron para la vivienda propia. La mayoría de ellas fueron erradicados desde campamentos emblemáticos de la comuna y con esfuerzo lograron establecerse en los condominios El Sauzal 1 y 2. Pero lejos de la tranquilidad que esperaban, han sufrido robos de motos, neumáticos, e incluso algunos antisociales ingresan a sus departamentos tras escalar los muros de los edificios. La burocracia no ha permitido que obtengan la personalidad jurídica como organización comunitaria, lo que les ha negado la posibilidad de obtener recursos para instalar cámaras de seguridad. A falta de esto, usan silbatos que hacen sonar en caso de que uno de ellos viva una situación de peligro y han pegado fotos de delincuentes que han sido capturados, así como las patentes de los vehículos en que se movilizan. Aseguran que durante reuniones con autoridades se les prometió que la tenencia San Luis, cercana a sus hogares, se convertiría en comisaría. Pero las propias víctimas han sido testigos de cómo la presencia policial en la zona, cuando acuden a una emergencia, no logra disuadir el actuar de los ladrones.

Tags:

Deja tu comentario