Por Alejandro Vega
{"multiple":false,"video":{"key":"czorS9c2TEn","duration":"00:04:56","type":"video","download":""}}

“No es una persona que participe. Es una persona que no tiene el control”. Así describe el abogado querellante Roberto Celedón, un video en que se ve como Antonia Barra es “tironeada” hacia el rincón de una muralla por Martín Pradenas.

Las imágenes corresponden a un registro grabado por un guardia de seguridad y que pueden ser claves en el juicio contra el único imputado por violar a la joven universitaria, quien posterior al ataque se quitó la vida.

“Queda muy evidenciado el estado de vulnerabilidad en el que Antonia se encuentra en ese momento”, comenta la psicóloga Javiera Donoso. Sin embargo, pese a su análisis, Gaspar Calderón, abogado defensor de Pradenas, piensa todo lo contrario.

“Para mí, no permite ninguna interpretación. Una pareja que viene transcurriendo por la calle y se dirigen, tomados del brazo, sonriendo, con algunos actos que indican que venía algo en relación con lo que iba a pasar”, enfatiza.

Lee también: Fiestas y tocatas clandestinas en casa okupa: Vecinos acusan robos, amenazas y ruidos molestos

Seis acusaciones de abuso sexual en su contra

A este elemento de prueba, que enfrentará a la Fiscalía con la defensa de Pradenas, se suma un informe policial de la Brigada de Delitos Sexuales de Temuco, al que un equipo de CHV Noticias tuvo acceso exclusivo.

En casi 400 páginas, se reúnen testimonios de víctimas y testigos cercanos tanto al imputado como a Antonia, pero también de personas que recuerdan desde su infancia y adolescencia a uno de los protagonistas de un caso que ha conmocionado al país tras el suicidio de la joven universitaria.

En una de las declaraciones, una educadora de párvulos del Jardín Mundo Mágico, que hoy tiene 67 años, recuerda que Martín era un niño inteligente y despierto, pero muy interesado en temas relacionados con la sexualidad.

“Algunas niñas comentaban que Martín las había tocado, pero en ese tiempo no le dábamos tanta importancia, ya que Martín era un niñito. Conversé con la madre, pero ella al parecer tendía a normalizarla [su conducta]”, revela la profesora en el informe.

Lee también: Se atravesó, golpeó las ventanas y trató de abrir las puertas del auto: Mujer relató la amenaza del diputado Velásquez

En plena adolescencia, cuando tenía unos 13 años, dejó una huella en la memoria de un vecino que relata sus conductas con niñas que pasaban frente a sus ojos.

“Se tomaba su pene por sobre la ropa, claramente como un gesto obsceno. Nunca se inmutaba con nada, como si sus actitudes sexuales fueran normales. La propia madre una vez me dijo que a su marido no le importaba que sus hijos los vieran teniendo relaciones sexuales a ellos, porque para él, esa era la forma para que los niños aprendieran”, señala el vecino en la declaración.

En otros pasajes del informe policial, Pradenas es acusado de protagonizar frecuentes episodios de abuso con compañeras de su hermana, del Liceo Camilo Henríquez, cuando la visitaban en su casa.

“Martín solía tener conductas abusivas conmigo en el plano sexual. Yo estaba en la cocina de su casa preparando una ensalada y Martín pasó detrás de mí y metió su mano debajo de mi falda del Liceo y me tocó entre las piernas, llegando hasta mi vagina, sobre mi calzón. Él se reía y decía ‘yo sé que te gusta’. Obviamente me sentí ofuscada e invadida. Me molestó, pero no hice nada más”, recuerda una de las víctimas.

Lee también: Son considerados trabajo esencial: Preocupación por muerte de conserjes contagiados con COVID-19

Para la psicóloga Javiera Donoso, cuya declaración fue solicitada por la Fiscalía, estos elementos de prueba son decisivos para el juicio.

“Se observa principalmente una dificultad para respetar los límites de los otros, que al parecer no es nueva. Es una tendencia que se viene mostrando desde su infancia”, asevera la especialista.

En las imágenes, que corresponden al trayecto que hicieron desde la discoteca hasta la cabaña donde se consumarían los hechos que hoy son parte de la investigación, Antonia intenta resistirse.

El guardia que grabó el registro relata: “Yo hago un acercamiento y veo que el joven se agacha y al parecer le practica sexo oral a la niña, quien lo empujaba. En ese momento, el joven andaba con un jockey, el cual se le cae en ese mismo lugar”.

Lee también: Club de golf de La Dehesa fue denunciado por obligar a sus jardineros a mentir para trabajar en cuarentena

Pese a la claridad de las pruebas, la familia del imputado insiste en su inocencia. “Estamos trabajando con abogados, estamos esclareciendo la verdad, de todas las mentiras que se han dicho, de todo este tongo, de todo este chiste, este circo que están haciendo”, sentencia el hermano de Pradenas.

El apoyo de parte de la comunidad que ha solidarizado con la familia de Antonia, pidiendo justicia, ha generado también acciones de repudio y divulgación de datos que llevaron a la familia del involucrado a interponer un recurso de protección. 

En una decisión que sólo tomó 48 horas, la Corte de Apelaciones de Temuco falló en su favor, ordenando que la familia de Antonia se abstenga de realizar publicaciones ofensivas, algo que según aseguran, ellos jamás han hecho.

 “La Corte de Apelaciones de Temuco cometió un gravísimo error. Se equivocó. La sentencia nos imputa delitos que nunca hemos cometido”, asevera el padre de la víctima, Alejandro Barra.

Lee también: Profesores y médicos batallan contra la adversidad generando innovadoras iniciativas en tiempos de pandemia

“Hoy el fallo nos da la razón, en términos que la familia de Pradenas ha sido afectada y sometida al escarnio público, que es lo que dice el fallo”, replica el abogado Calderón.

Este domingo, la familia de Antonia efectuó una ampliación de la querella por abuso sexual. Mientras, las imágenes del video serán de suma importancia en la formalización del único imputado, quien suma seis denuncias en su contra.

Tags:

Deja tu comentario