{"multiple":false,"video":{"key":"czo4YkjMkTN","duration":"00:06:07","type":"video","download":""}}

Rompieron cámaras de seguridad, dañaron espacios comunes y lanzaron cosas desde el balcón. Todo, dicen otros residentes del edificio ubicado en avenida Perú en Recoleta, porque solicitaron el uso obligatorio de mascarillas cuando se circule en lugares compartidos.

Los hombres rayaron las paredes y pidieron que no los molesten, porque se negarían a respetar la normativa sanitaria que la comunidad estableció.

El conflicto vecinal escaló hasta que realizaron denuncias en el Ministerio Público contra estas personas. La pandemia y el confinamiento obligatorio lamentablemente han agudizado los conflictos que pueden darse al vivir en comunidad.

En otro conjunto de siete edificios en San Miguel lo saben muy bien. Denuncian que las fiestas y el ingreso de personas sin restricciones ha sido una constante durante esta cuarentena.

Lee también: “No nos están protegiendo”: Expertos explican por qué no se respetan las cuarentenas

Problemas difíciles de solucionar debido además a la imposibilidad de reunirse que existe debido a las medidas sanitarias que rigen en el país. Esto impide a las comunidades realizar asambleas que les permitan comunicarse y resolver los conflictos de forma civilizada.

“La ley no permite que se realicen asambleas virtuales”, señala Aníbal Ahumada, presidente del Colegio de Administradores, quien agrega que “basta con que el comité de administración establezca ciertas normas. las haga públicas y todos los que vivan o las visitas deben ajustarse“.

Vecinos del conjunto habitacional de San Miguel han denunciado en varias oportunidades las incivilidades que ocurren en el condominio. Sin embargo, hasta ahora, no han encontrado a nadie que los ayude a resolver los problemas.

Lee también: Ladrones huyeron con millonario botín: PDI disparó a carabineros en medio de operativo en Puente Alto

Para poder enfrentar esas situaciones existen dos caminos: denunciar a los vecinos conflictivos con pruebas audiovisuales a la Seremi de Salud, para iniciar un sumario sanitario, o denunciar a Carabineros y el juzgado de policía local cada vez que exista un conflicto.

Tras realizar la denuncia pública de lo que ocurría en Recoleta, los residentes gritaron y lanzaron botellas a través del balcón del departamento que habitan. Situación que fue grabada y compartida en redes sociales. Todos terminaron detenidos, hecho que también registraron en video e hicieron público con amenazas de muerte.

Tags:

Deja tu comentario