Por Max Frick
{"multiple":false,"video":{"key":"oVhZiSBiUK","duration":"00:07:20","type":"video","download":""}}

Piden entre 30 a 60 mil pesos por un teléfono, un precio que a primeras es, sin duda, seductor. El problema es que nunca te entregan el celular de última generación ofrecido. Así opera en el barrio Franklin la banda conocida como “los reyes del cambiazo”.

Un equipo de CHV Noticias siguió a estos estafadores durante un mes y pudo ver en terreno, como dos sujetos apodados el “McGregor” y el “Gordo” realizaban esta habitual forma de estafa con personas que iban y venían del Metro Franklin hacia el persa de ese sector.

Lee también: Científicos estudian usar LSD y otras drogas psicodélicas para tratar depresión y anorexia

El problema es que las víctimas de este delito no lo denuncian, por lo que carabineros, más allá de su rol de prevención, no puede realizar ninguna acción para detener a los sujetos en flagrancia.

Según detalla el capitán Eduardo Ramírez, “las personas no deben comprar en la calle, sino en el comercio establecido, esa es la única forma de tener una garantía por el producto que recibieron, únicamente con la boleta”.

El modus operandi es siempre el mismo como se ve en estas imágenes. En un momento de descuido y con rápidos movimiento de manos, el hombre esconde por un segundo el celular para intercambiarlo y entregar una maqueta.

¿Cómo?  El celular ofrecido es envuelto en una pequeña bolsa azul y en un pestañeo lo guardan para sacar de un bolsillo otra bolsa que se ve exactamente igual, pero que en su interior tiene una maqueta.

Tras el intercambio, las personas se van felices y sólo quienes abren el envoltorio se dan cuenta de que fueron engañados, pero ya es demasiado tarde.

Los sujetos, una vez consumado el engaño, subían siempre a la misma camioneta roja y se marchaban rápidamente del sector.

Una víctima que los enfrentó a golpes comentó que “me di cuenta que era una estafa y fui a pedir mis $40 mil, pero el tipo no me los quiso devolver y en ese momento se armó la pelea”.

Tags:

Deja tu comentario