{"multiple":false,"video":{"key":"crJwCXLqmpOEchvn33592","duration":"00:00:00","type":"video","download":""}}

No hay Festival de Viña si no hay reina y menos si no hay “piscinazo”. Claro, porque se trata de una de las actividades tradicionales de cada certamen, donde la prensa acreditada escoge a la representante de cada evento.

Un reinado que dura un año y que muchas mujeres ostentan con el fin de convertirse en la soberana del festival más importante de Latinoamérica.

La primera en llevarse la corona de Viña fue la italiana Rafaella Carrá en 1982. De ahí en adelante se han realizado varias coronaciones, las que se han caracterizado por ver a la reina nadando en las aguas de la piscina del Hotel O´Higgins, una tradición que estuvo a punto de ser derogada.

Camila Recabarren, pre candidata a Viña 2018, criticó la medida y señaló “que se suspenda es demasiado grave. Yo estoy a favor con que la mujer no sea vista como un objeto, pero aquí nadie se ve obligado a participar. Yo quiero estar ahí”, señaló.

Pero eran solo rumores. Este año sí o sí habrá piscinazo, pero con algunas modificaciones. Así lo señaló el director del diario La Cuarta, Sergio Marabolí, a cargo de la organización del evento.

“Una modificación importante en los 40 años de la reina de Viña es que habrá rey. Estamos claros que vivimos otros tiempos y por eso ambos van a participar de las actividades”.

Tags:

Deja tu comentario