Un duro efecto tuvo la cuarentena por el coronavirus en el periodista Augusto Góngora. Un 80% de deterioro funcional y cuadros de demencia son algunas de las consecuencias que ha traído la pandemia para su Alzheimer.

Su esposa, la actriz Paulina Urrutia, explicó lo que significa para una persona con Alzheimer perder el contacto con otros seres humanos y verse privada de actividades de esparcimiento. “Ha sido absolutamente devastador para el Augusto, que no ha podido ver a sus hijos y nietos. La enfermedad ha avanzado como si hubieran pasado años”, relató en conversación con Las Últimas Noticias.

Urrutia habló sobre la importancia de políticas públicas que ayuden a las personas con Alzheimer con sus terapias. “Él hacía pilates tres veces a la semana y contaba con seis horas de terapias ocupacionales repartidas entre martes y jueves. Con la pandemia no pudo ir nunca más al parque ni a los museos, porque es un adulto mayor y corre más riesgo de contagiarse”, relató,

Lee también: Familia recrea un supermercado dentro de casa para que abuela con Alzheimer no pierda su rutina en cuarentena

Para suplir la actividad física, caminan juntos dos horas diarias al interior del condominio donde viven. “Como no comprende nada de lo que está pasando, cuando le pongo la mascarilla se enoja y le da una pataleta. Me dice ‘yo no quiero nada con usted, señora’. No sabes la angustia y el dolor que me provoca eso”, contó la actriz.

La actriz tiene que dividir su tiempo en el intenso cuidado de su esposo y sus propios proyectos: “como en el día estoy absolutamente dedicada al Augusto, trato de multiplicar las horas en la noche para poder funcionar y al mismo tiempo descansar y dormir”.

Góngora necesita incluso que le dé de comer y lo acompañe al baño. La sobrecarga la ha llevado a necesitar “apoyo anímico que nunca pensé que iba a requerir. Ha sido devastador ver cómo la enfermedad avanza“.

Tags:

Deja tu comentario