Foto: Instagram Fernanda Hansen

Fernanda Hansen reflexionó sobre las complejas situaciones que le ha tocado vivir en torno al embarazo y la imposibilidad que se le ha generado para tener otro bebé, ya que ha sufrido tres abortos espontáneos.

En conversación con el programa Velvet al desayuno, tuvo palabras para referirse a los acontecimientos que han marcado sus proceso en cuanto a la maternidad.

Lee también: Mujer denunció que ginecólogo le habría dicho que era un “desperdicio” por ser lesbiana

“A mí me dijeron mucho, ‘no se preocupe, va a poder tener otra guagüita’, como si pudiera reemplazar a otra”, expresó haciendo énfasis en la poca empatía y la falta de educación en cuanto a cómo la sociedad percibe el perder un embarazo. “Yo fui a trabajar abortando, porque no existe licencia por un duelo de este tipo”, continuó.

En ese sentido, Hansen criticó que “no hay una cultura de cómo acoger esta realidad de que una de cada cuatro mujeres pierde hijos, de eso no se habla, no se visibiliza y no se ha hecho una ley”.

Lee también: El dramático caso de hombre que lleva 3 años sin poder trabajar y no le han pagado sus últimas licencias

Fernanda, desde hace un tiempo, se desenvuelve como vocera y ha tomado la bandera de lucha para que la Ley Dominga se haga realidad. Aquella iniciativa busca que la totalidad de los centros de salud puedan contar con una normativa frente a la muerte perinatal, sin importar las semanas de gestación.

Tú te tienes que conseguir un ataúd, y en general, los ataúdes son muy grandes y la guagüita queda muy chica. Yo tengo un ánfora con las cenizas de mi guagüita que es muy pequeñita”, concluyó la periodista.

Tags:

Deja tu comentario