Captura de pantalla / LUN

A casi cuatro años del accidente automovilístico que dejó el 90% de su cuerpo quemado, Ignacio Lastra volvió a modelar y quiere ser un ejemplo para quienes no tiene el cuerpo estándar promovido por la industria.

El ex chico reality se convirtió recientemente en rostro de una multitienda, algo que admitió que hasta ahora no había pensado que pudiera pasar. “Nunca pensé en modelar. Para mí esa etapa estaba cerrada. Según mi idea, yo no cumplía con los requisitos”, dijo en conversación con Las Últimas Noticias.

Lastra, quien por estos días se dedica a la venta de productos importados para gimnasios, contó que para él no fue fácil volver a trabajar después de su accidente: “yo tenía unos estándares en mi cabeza, los cuales yo sabía que no estaba cumpliendo, en cuanto al físico, la cara quemada. Para mí, antes la moda era ser casi perfecto”.

Sin embargo, luego se dio cuenta que “los estándares de belleza de todas las personas están cambiando. ¿Por qué alguien debería pensar que no puede trabajar porque tiene el cuerpo quemado, porque es más gordo, más flaco, más moreno, más rubio?”.

Lee también: Vesta Lugg y su criticado debut en la Gala de Viña: “Me dio penita que no se entendiera mi libertad de expresión”

No tengo por qué esconderme por estar quemado o no poder trabajar por eso. Creo que sirve de inspiración para la gente que cree que no puede hacer muchas cosas”, destacó el modelo.

Lastra relató que no se sentía muy seguro antes de su primera sesión de fotos, ya que estaba “muy flaco”. Por eso, cuando le avisaron del nuevo proyecto, se puso “a entrenar full gimnasio, a comer más sano, mentalizado en que si no iba a tener la mejor cara, por lo menos que la silueta se viera más maniquí. No por el hecho de estar así tengo que verme mal“.

Ahora, el modelo dice que “con esto rompí mis propios paradigmas”.

“Me siento modelo porque proyecto otra cosa, no sólo físico. Este es el primer paso y me entusiasma, pero no sólo modelar, sino que sirva lo que estoy haciendo, que deje algo”, manifestó.

Tags:

Deja tu comentario