¿Conoces SugarBearHair, esa marca de vitaminas en forma de ositos de goma que promocionan las Kardashians en Instagram y por las que les pagan millones de dólares por cada publicación? Ni te imaginas el drama que han provocado en la vida del joven beauty vlogger James Charles, luego de que se le ocurriera promocionarlas también. Pero ahora te lo explicaremos.

Primero te presentaremos a los protagonistas de la historia: James Charles y Tati Westbrook.

¿Quién es James Charles? Este joven -que hoy se ha vuelto una de las personalidades más polémicas de Internet- comenzó a causar conmoción en el mundo de las redes luego de que se viralizara un tweet en el que, supuestamente, decía haberse vuelto a tomar las fotografías del anuario de su colegio porque no le había gustado el resultado final de las mismas. ¿Qué fue lo llamativo de esto? Dijo haber llevado su propio ring light (efecto de luces que permite suavizar los rasgos del rostro) y haberse maquillado él mismo.

La publicación de James relatando el hecho recibió casi 100 mil corazones en Twitter y su carisma llegó a los oídos de la marca de maquillaje estadounidense CoverGirl, que apenas un mes después, decidió unirlo a sus filas como el primer hombre en ser rostro de una marca de cosméticos, demostrando que los hombres también pueden maquillarse y representar una audiencia para estos productos históricamente dedicados al género femenino.

Desde aquel momento, todo fue en alza para el adolescente que, en ese entonces (2016), tenía sólo 17 años. Colaboró en una paleta de sombras de ojos con la reconocida marca Morphe, maquilló a la mismísimas Kylie Jenner y Kim Kardashian, e incluso hace un par de semanas fue invitado a la prestigiosa MET Gala, en representación de los influencers de YouTube.

En resumen, hoy es dueño de una plataforma con millones de seguidores en todas su redes sociales y cierra contratos multimillonarios con marcas de renombre internacional. El sueño americano.

Sin embargo, no ha estado exento de grandes polémicas. Ha sido acusado de ser racista (camino a un viaje a África, twitteó que tenía miedo de contraer ébola), llegó a decir que Ariana Grande era la celebridad más “grosera” que había conocido en su vida y fue acusado de acosar a Shawn Mendes y el novio de Zara Larsson.

Por otra parte, la otra protagonista de la historia, Tati Westbrook, es una maquilladora artística y estilista que cuenta con un canal de YouTube de más de ocho años de antigüedad (es decir, antes de que ser influencer fuese “cool“). Tiene 37 y su contenido está orientado a un público más serio. Desde comienzos del año pasado, sacó su propia línea de vitaminas para las uñas, pelo y rostro, Halo Beauty. Por ende, es competidora directa de las gomitas SugarBearHair de las que te hablábamos en un comienzo.

Westbrook fue amiga de James desde que el canal de YouTube del adolescente comenzó a despegar y dio inicio a su carrera en la plataforma. Lo ayudó a cerrar mejores contratos, ser precavido a la hora de mencionar ciertas cosas de otros miembros de la comunidad en público y emitir comentarios desubicados. Algo así como una mamá. De hecho, Charles era tan importante para ella que fue quien la maquilló el día de su matrimonio.

Todo eclosionó cuando, de manera sorpresiva, James Charles subió a su Instagram una serie de historias promocionando las vitaminas SugarBearHair, específicamente el último lanzamiento de la marca: unas pastillas que ayudaban a inducir el sueño. Explicaba que llevaba usándolas varios días y lo habían ayudado a controlar la ansiedad.

“Hola, chicos. ¿Quién está teniendo un mal día? Levanten la mano”, comienza diciendo la beauty vlogger. “Me siento muy perdida. En mi comunidad, especialmente, me siento muy sola. A través de toda esta travesía de YouTube, he sido una persona que siempre apoya a sus amigos y ha sido horrible. No porque apoye para obtener algo a cambio, pero se supone que la amistad es apoyo“, comentó.

“Cuando haces tanto por la gente que está en tu vida y ellos no sólo no te devuelven el favor, sino que simplemente ni siquiera te ven”, dice mientras empieza a romper en llanto. “Lo entiendo, lo comprendo muy bien. Y me enoja tanto. Me siento muy usada. Esa es la parte mala de Hollywood, bienvenidos al showbusiness. Todo el mundo dice lo que necesita decir y usa a quien tiene que usar para conseguir las cosas. Y ya he tenido suficiente. No está bien”, le dice a la cámara.

Hasta ese entonces, nadie comprendía muy bien qué pasaba, porque ni Charles ni Westbrock se habían mencionado directamente y en público. Sólo existían especulaciones de parte de sus fans. La gota que rebalsó el vaso llegó cuando Gabriel Zamora, otro beauty vlogger de la comunidad estadounidense, decidió subir un video titulado “Makeup and Opinions” a su canal.

En él, dio su opinión respecto a ciertos temas controversiales de la industria y respondió a diversas dudas “jugosas” de sus seguidores en torno a la industria en la que se desenvuelve, la de los videobloggers de belleza. Fue así como, poco después del minuto 25 del video, se le ocurrió responder una pregunta respecto a la “traición” de Charles hacia Westbrock.

“Estoy confundido. No entiendo cuál es la traición. Él postea las historias, momentos después, ella está llorando en Internet. No hay comunicación personal detrás de escenas. Se vuelve una gran historia. James se disculpa. ¿Será verdad? Porque James queda como una pésima persona y yo no entiendo qué pasó”, comenta.

Y utiliza un tono irónico. “Ah, se trata de lealtad. Es el aspecto de la lealtad en ello. Pero, ¿qué falta se cometió? Para mí, pareciera que alguien subió una historia y la otra persona se puso a llorar. ¿Qué fue lo malo que hizo James? Tienes que comprender las distintas perspectivas”. Y prosigue: “La única cosa que se me ocurre pensar es que ella se enojó porque él subió eso de SugarBearHair, su competidor número uno. Pero llevan mucho más tiempo en el mercado que ella. ¿Acaso él (James) es exclusivo de ella?“, preguntó en el video.

Pero el tema no cerró ahí. Zamora retó a Tati a hablar respecto al problema en su propio canal, y ella indirectamente aceptó el desafío. La mujer, que nunca había involucrada en un drama de esta índole, inesperadamente subió un video titulado “BYE SISTER …” y explicó los motivos por los que se sintió dolida con el actuar de James.

Desde nunca haber sido retribuida en términos de amistad y haberse sentido usada sólo para términos económicos que favorecían al adolescente fueron algunas de las aristas que tocó en los 42 minutos que duró el video.

Incluso lo incupó de acusar a un mesero heterosexual en una cena, asegurando que, al ser una celebridad, podía hacer lo que quisiera. También mencionó que el joven hacía comentarios de índole sexual delante de sus propios padres y en cenas formales, mencionando temas explícitos como sexo oral que quería practicarle a ciertos hombres y diciéndole a su propio papá que “ningún hombre era completamente heterosexual”, ante la mirada atónita de los demás asistentes.

También criticó su promoción irresponsable de las vitaminas, pues señalaba que no era posible que afirmara que “lo habían ayudado a controlar la ansiedad” si apenas llevaba utilizándolas días y los resultados tardaban meses en llegar.

La maquilladora explicó que, si seguía del lado del adolescente pese a todos aquellos malos comportamientos era porque confiaba en que algún día crecería y cambiaría su manera de ser. Lamentablemente, ella señala que eso nunca ocurrió y sus actitudes negativas ya habían llegado demasiado lejos, pues quería cortar todo lazo con él.

Tras las declaraciones de Westbrook, el escándalo fue inmediato y subió como la espuma en redes sociales. James respondió subiendo a su cuenta un video de ocho minutos titulado simplemente “tati” en minúsculas y pidiéndole disculpas a su antigua amiga por su actitud. Señala que ella es una persona increíble, le pide disculpas por su actuar y alega estar “decepcionado consigo mismo al haberla decepcionado”.

A la hora de explicar el desenlace del punto central del drama, explica que fue SugarBearHair quien se acercó a él para ofrecerle ayuda después de que hubiese tenido problemas serios de seguridad durante su asistencia al festival Coachella, pues estaba en el sector VIP y la gente lo empezó a tratar mal. Esta ayuda, claramente, no era gratis, sino que era otorgada a cambio del post que Charles subió a sus historias de Instagram promocionando el producto.

Agregando más leña al fuego casi sin querer, la otrora YouTuber Nikita Dragun se adentró en el asunto subiendo unas capturas a su Twitter que correspondían a una conversación entre James y ella. “Escuché que había una situación que necesitaba ser clarificada. Mi amigo tuvo una emergencia y me mandó un mensaje de texto en el momento…”, escribe. “Lo contacté con Sugar Bear. Nada malo“, justifica.

La activista y make-up artist transexual creyó que había salvado a su amigo de la polémica, sin embargo, no hizo más que lanzarlo de manera aún peor a las llamas. En las capturas de pantalla se puede observar a James pidiéndole ayuda a la hora de contactar a la gente de SugarBearHair para que le dieran acceso al sector de artistas de Coachella. En esos momentos, se encontraba en el VIP y argumentaba estar “siendo atacado”.

Esto, sin embargo, se contradice con la versión inicial que dio en su video de disculpas, pues señalaba que era la marca de vitaminas la que inicialmente lo había contactado a él y no al revés. Y tanto Dragun como Charles no tardaron en recibir muchos mensajes provenientes de fans que alegaban lo mismo.

Y tú, ¿de qué lado estás?

Tags:

Deja tu comentario