{"multiple":false,"video":{"key":"oV2alLMKKY","duration":"00:02:40","type":"video","download":""}}
VIDEO RELACIONADO – Michael Jordan donará USD 100 millones a la lucha contra el racismo (02:40)

La actriz Juanita Ringeling pasa la cuarentena en Cachagua con su pololo, el también actor, Matías Assler. Sus días los comparte por las historias de Instagram, en donde de vez en cuando realiza transmisiones en vivo para relatar aspectos de su vida.

Al respecto, la activista de causas medioambientales conversó con Gianfranco Marcone, meteorólogo y magíster en cambio climático, a quien le confesó que le preocupa la huella de carbono que genera al viajar.

El experto le preguntó a la intérprete «¿cuál fue el hábito que más te costó despegarte y que hoy en día no haces? Justamente quizás por un cambio en el cuidado del medioambiente».

Lee también: Juanita Ringeling y su alimentación consciente: No compra nada en el supermercado, excepto alcohol

«Hay un hábito que, más que me haya costado dejar, porque no es un hábito de día a día, pero por trabajo y estilo de vida me ha tocado viajar mucho. Al principio era ‘qué rico viajar y todo’. Pero en el último tiempo… la huella de carbono de mi vuelo es tremenda», respondió Juanita Ringeling.

«Entonces empecé a decir ‘ok, tengo que decidir muy bien a que viajar, incluso qué pegas elegir y decir que no a ciertas pegas, porque mi huella de carbono está aumentando mucho’. Y obviamente compensar mi huella de carbono», complementó la actriz.

En ese sentido, aseguró que es posible medir la huella de carbono según el tramo de viaje, al mismo tiempo que se puede compensar con acciones como reforestar la Patagonia o colaborar con instituciones que trabajen con bosque nativo. «El bosque nativo mediterráneo me interesa de sobre manera», sentenció.

Lee también: De culto: Famosos cayeron con pitanzas de Kramer durante programa de Instagram

«Te digo que eso ha sido un tema. Y ahora la cuarentena y este virus nos puso el freno de manos a todos en ese sentido», explicó.

De hecho, al mudarse a Cachagua, Ringeling sostuvo que viajaba todos los fines de semana a visitar a su familia en Santiago, por lo que se compró un auto híbrido para compensar su huella de carbono.

«Ahora quiero uno eléctrico, pero paso a paso, porque son inversiones importantes», finalizó.

Tags:

Deja tu comentario