Por Bruno Delgado

Antes de BTS, Blackpink, EXO, Twice y Super Junior, una de las bandas más importantes del k-pop era BigBang, un popular grupo de cinco idols que la rompieron a fines de los 2000: G-Dragon, T.O.P., Taeyang, Daesung y Seungri. Es justamente este último el que está envuelto en un escándalo que involucra prostitución, proxenetismo, drogas y clientes VIP.

Seungri, cuyo verdadero nombre es Lee Seung-hyun, era hasta esta semana un idol de la compañía YG Entertainment, pero decidió retirarse del mundo del entretenimiento tras una investigación que lo vincula con delitos turbios.

Lee también: La banda de K-pop N.Flying separa a uno de sus integrantes por escándalo de conducta sexual inapropiada

Al cantante de 28 años se le investiga por facilitar servicios de prostitución a potenciales inversores para ganarse favores para el club Burning Sun, del cual Seungri era parte de la mesa directiva. Es por esto que decidió renunciar a la industria del entretenimiento. El anuncio se hizo oficial en su cuenta oficial de Instagram el martes.

“Creo que será mejor que deje la industria del entretenimiento en este momento”, escribió. “Simplemente no puedo soportar causar más daño a las personas que me rodean, mientras soy odiado y criticado por el público y se me trata como a un enemigo de la nación durante la investigación”.

Prostitución y proxenetismo

Al igual como se le exige a la mayoría de los idols en Corea de Sur, Seungri, quien debutó con BigBang el 2006, ha mantenido una fachada e imagen impecable que la industria les exige. Pero en los últimos meses, el escándalo en Burning Sun ha tirado esa imagen por el suelo.

El mencionado club nocturno, ubicado en el exclusivo barrio de Gangnam, enfrenta acusaciones de soborno, violencia contra los clientes, y las más graves, contratación de prostitutas para personas importantes, violaciones, tráfico y uso de drogas, según la Policía Metropolitana de Seúl.

En ese momento, y debido a todo esto, Seungri, quien sigue negando todo, apuntó que “agradezco a todos mis fanáticos en Corea y en el mundo por demostrar su amor durante los últimos 10 años”. “Siento que necesito terminar aquí por la reputación de YG y BigBang”, añadió.

Chat con videos sexuales

Sin embargo, Seung-hyun no es el único involucrado. De hecho, su caso destapó toda una maquinaria vinculada a la prostitución y grabaciones de videos sexuales que fueron obtenidos sin el consentimiento de la mujeres.

Uno de ellos es Jung Joon-young, un cantante y actor que ha confesado haberse grabado teniendo sexo con varias mujeres sin que ellas supieran que estaban dejando un registro. Tras ello, habría compartido esas imágenes en un grupo de chat en Kakao Talk, la app de mensajería más popular en Corea del Sur. Justamente, entre los que recibían el contenido estaba el ex miembro de BigBang.

Inicialmente, Seungri aseguró que el chat había sido fabricado, pero según prensa surcoreana, la policía terminó confirmando que los mensajes son reales.

Te puede interesar: Blackpink es el primer grupo femenino de k-pop en superar las 650 millones de reproducciones en YouTube

“Después del análisis de las conversaciones de Kakao Talk, se confirmó que el chat realmente existió y la conversación no fue fabricada o manipulada“, sostuvo un oficial.

Justamente en uno de los pocos chats traducidos que se han podido obtener, originalmente publicados por SBS FunE (canal de la televisión sur coreana), queda claro cómo los hombres involucrados hacen ostentación del material compartido.

Uno de los hombres, identificado en el chat como Kim (quien sería un benefactor del Burning Sun), habría enviado un video al grupo en el que aparece violando a una mujer inconsciente. Al ser cuestionado por esto, le resta relevancia. En ese momento, Jung dice directamente que eso es una violación. Otro hombre, en tanto, afirma que tuvo sexo tras darle pastillas para dormir.

Finalmente, el mismo Joon-young propone que vayan a un strip club y violen a todas las mujeres en el auto. Lo espantoso es que otro de los integrantes del chat dicen que eso ya lo han hecho, a lo que otro hombre, identificado como Choi (correspondería al Choi Jonghoon de Ftisland) dice que eso es verdad.

Grabé a mujeres sin su consentimiento, compartí los vídeos en un chat de redes sociales y lo hice sin sentir ningún sentimiento de culpa“, sinceró Jung este miércoles 13, a través de un comunicado, donde añadió que “voy a arrepentirme de estas conductas poco éticas e ilegales, que constituyen actos criminales, durante el resto de mi vida”.

La policía surcoreana asegura que los videos se realizaron entre 2015 y 2016 y que en ellos aparecen, al menos, 10 mujeres cuyas edades aun no se han revelado. De la misma manera, tampoco ha quedado claro si fueron relaciones consentidas o no.

¿Y qué tiene que ver esto con el integrante de BigBang? De acuerdo con los informes de SBS funE, en total había un ocho personas en la sala de chat, Seungri, dos cantantes masculinos, el CEO Yoo de Yoori Holdings, el mencionado Kim, un empleado de la agencia de entretenimiento y dos ciudadanos regulares.

Molka: grabar a mujeres sin su consentimiento

Esta investigación, que ha despertado el interés no sólo de los fans del k-pop en Corea del Sur, sino de gran parte del mundo, corre en paralelo con otra situación que la policía asiática ha estado investigando lejos de las luces y que resuena con nuestro país.

Las grabaciones a mujeres sin su consentimiento es uno de los delitos que han estado denunciado cientos de mujeres en el país asiático desde hace meses. Esta práctica, conocida en Corea del Sur como molka, consiste en grabarlas en su intimidad, sin que ellas se den cuenta y luego compartir el material ya sea a conocidos o venderlos por Internet.

Revisa también: Identifica y reporta: Los tipos de violencia de género en Internet que alertan a las mujeres

De acuerdo a reportes policiales, no solo se han conocido grabaciones de cámaras en dormitorios, sino también en escuelas a niñas y adolescentes, oficinas, baños públicos y vestuarios. De hecho, ya van miles de funcionarios destinados a hacer limpiezas en espacios públicos de estas cámaras camufladas para asegurar la seguridad de las mujeres.

Esta situación ha hace recordar a las diversas denuncias de ciberacoso que se han producido en nuestro país, siendo el caso de Nido.org el más reciente y en el que no estuvieron celebridades involucradas, pero que aborda la misma problemática: la vulneración de la privacidad de las mujeres en espacios privados para exponerlas a terceros.

Tags:

Deja tu comentario