Vesta Lugg recordó su paso por la alfombra roja de la Gala de Viña 2015, donde fue duramente criticada y se convirtió en material para memes en redes sociales debido a su atuendo.

En esa ocasión, la influencer se presentó con un traje plateado junto a unas mechas de color en su cabello. Algunos portales de moda, incluso, la nominaron entre las peores vestidas de la noche.

A cinco años de aquel debut, la cantante chilena-canadiense señaló que tras el evento aprendió “mucho de resiliencia”.

Lee también: Vesta Lugg confirma su bisexualidad: “Quiero amar a quien quiera amar”

Cuando yo llegué no entendía lo que significaba la Gala, tampoco entendía la repercusión de lo que implicaba salir en una alfombra roja. Cuando fui la primera vez, fui y salí, pero rápidamente me fui entendiendo”, dijo en conversación con Francisca García-Huidobro en su programa por Instagram, Cómplices.

Vesta admitió que “la primera vez fue difícil, me dio un poquito de penita que quizás no se entendiera mi forma de ver, mi libertad de expresión y que lo que me pongo es una extensión de mí, una celebración de mi individualidad y de mis poderes como persona. Creo que todos tenemos una esencia súper distinta y hay que celebrarla en vez de enjuiciarla”.

Como cualidad humana la primera gala me enseñó muchísimo, de resiliencia, voy a repetirlo, de no tomarse nada a la personal. Al final no tienes por qué gustarle a todo el mundo y tampoco puedes responsabilizarte por la forma en que la gente te comunica algo que no te gusta”, agregó.

 

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Fran ⭐️ (@la.frangh)

Tags:

Deja tu comentario