“Un error frecuente de las personas es creer que hago millones y millones por los trabajos que hice. Nada puede ser más cercano a la realidad”.

Así parte comentando la ex estrella porno Mia Khalifa su situación actual, tras abandonar la industria, en su cuenta de Instagram, donde revela que “en realidad, hice al rededor de 12 mil dólares y nunca vi ni un centavo más”, cifra que en pesos chilenos se traduce en algo más de $8.500.000.

Lee también: Sitios porno filtran datos de usuarios a terceros (aunque usen el modo incógnito)

La otrora actriz XXX que nació en Beirut, Líbano, agregó que le ha sido “prácticamente imposible para mi llevar una vida normal con un trabajo de oficina. Llevo dos años intentando forzar la normalidad, pero decidí cambiar mi narrativa y moverme a Austin para empezar de nuevo”.

Las palabras de Mia, quien fuera uno de los nombres más conocidos en la industria pese a estar sólo tres meses grabando videos en 2014, surgieron luego de una entrevista en la que habló de su momento actual lejos del porno, aunque siga siendo una de las personas más buscadas en las páginas porno, según Vice.

Para dejarlo en claro, nunca me prometieron millones ni yo lo esperaba“, dijo en conversación con Megan Abbott, pero subrayó que su intención es “aclarar la confusión que hay sobre mi y la industria”.

Khalifa añade que “estuve envuelta en el porno por muy poco tiempo (3 meses), pero mis acciones se extendieron como un incendio y continúo rankeada en el top 5, incluso después de dejar la industria”.

Para, ella ese es el motivo por el que cree que las personas piensan que sigue trabajando como actriz porno.

Además, sinceró que salir de ahí fue “aterrador”, ya que no sabía muy bien qué iba hacer. Incluso dijo que le ofrecieron, después de renunciar, que mantuviera el link a su sitio porno y que le pagarían por eso, lo que ella rechazó.

Situación que aclaro cuando decidió trabajar como presentadora de deportes en los estadios, lugar donde espera seguir trabajando. “Definitivamente quiero hacer que mi carrera crezca”, apuntó.

En la conversación, también recordó cuál fue el momento más difícil de su fugaz paso en la pornografía, a la que llegó tras mudarse a Miami y graduarse de licenciada en Historia de la Universidad de El Paso, Texas.

El punto de no retorno, por supuesto, fue la escena con el hijab“, señala en referencia a un video donde tiene sexo con el velo islámico puesto, lo que le acarreó desde críticas a amenazas de muerte por parte del grupo terrorista ISIS.

Ese fue el momento en que llegaron las amenazas de muerte del ISIS y todas las noticias explotar a nivel mundial, no solo en Estados Unidos. Fue tendencia en Twitter y fue cubierto por muchos medios. Fui banneada de diversos países, Egipto, Afganistas, muchos países musulmanes se sintieron muy ofendidos. ¡Y yo soy católica!”.

Lee también: Ahora es predicadora en una iglesia: La ex actriz de películas porno que ayuda a adictos al cine XXX

En la misma línea, agregó que “para mi no fue ‘oh si, esto está mal’. Lo que realmente dije cuando me propusieron la escena, y esto es real, fue: ‘malditos cabrones, van hacer que me maten’“.

“El día después de la escena todo se disparó. Pasé de 400 seguidores en Instagram a 200 mil en tres días y de ahí todo continuó como una bola de nieve hasta que llegué a los 2 millones en 6 meses“, contó. Hoy tiene más de 16 millones de seguidores.

Lo más curioso, dice, es que todo eso pasó “cuando ya había dejado el porno. Todo siguió creciendo y creciendo hasta que mi cuenta de Instagram la hackeó el ISIS“.

Acá puedes revisar la entrevista completa:

Tags:

Deja tu comentario