{"multiple":false,"video":{"key":"czsLOQzHeCM","duration":"00:02:20","type":"video","download":""}}

Con una pistola y un aparente artefacto explosivo irrumpió Rodrigo Paz, un adulto mayor de 73 años en la oficina del alcalde de Rancagua, Eduardo Soto. La situación obligó a evacuar de emergencia a los funcionarios municipales que estaban a esa hora en el recinto. Carabineros ingresó al edificio consistorial y redujo al hombre, quien portaba un arma de aire comprimido y tenía adosado a su cuerpo una especie de explosivo. «Me dijo ‘yo a usted no le vengo a hacer daño, sino que quiero que me ayude en este momento. Quiero que a través de esto los medios puedan conocer mi situación. Ojalá me lleven detenido’», relató el jefe comunal. Ante la mirada de funcionarios policiales, el hombre explicó las razones que motivaron su actuar, entre ellas una serie de problemas de salud. Paz fue detenido, pero luego dejado en libertad a la espera de citación por parte de Fiscalía. «Esto es una desesperación», expresó a la policía. Mientras, el jefe comunal aseguró que no interpondrá acciones legales en su contra. «Era un adulto mayor que seguramente ha golpeado muchas puertas y que en un momento de desesperación pensó que atendiéndolo yo podía poner solución a sus problemas».

Tags:

Deja tu comentario