Las autoridades italianas detuvieron a 36 personas en Sicilia (sur) acusadas de estafar a las aseguradoras fingiendo falsos accidentes. Reclutaban a drogadictos o mendigos dispuestos a dejarse mutilar o fracturar piernas y brazos a cambio de unos 400 euros (unos $300 mil)

La policía procedió esta mañana al arresto de las personas, entre ellas seis mujeres, acusadas por la Fiscalía de Palermo de pertenencia a asociación criminal dedicada a estafar aseguradoras mediante la mutilación de persona.

Los investigadores, tras meses de indagaciones, han documentado un “amplio y bien estructurado grupo criminal” que había extendido un sistema por toda la región y que se enriquecía simulando accidentes con los que estafaba a las compañías de seguros.

En la base de este sistema criminal estaban los encargados de reclutar a las víctimas de los falsos siniestros, por lo general “jóvenes desempleados al borde de la pobreza, drogadictos, alcohólicos y personas con problemas psíquicos”. 

A estos desesperados se les prometían unos elevados beneficios a cambio de dejarse partir o mutilar un miembro, aunque finalmente recibían unos 300 euros (cerca de $220 mil)  por la fractura de una pierna o 400 por un brazo y el resto del dinero obtenido iba a parar a la organización.

Las víctimas eran anestesiadas con fármacos y drogas, ponían uno de sus miembros entre dos bloques de cemento y los captores arrojaban violentamente una pesa de hierro para provocar la rotura.

Después eran trasladados a una supuesta escena de un accidente de tráfico, creada por los criminales, y en la que intervenían otros sujetos que ofrecían falso testimonio a las autoridades que acudían al lugar de los supuestos hechos.

Una vez hospitalizados, miembros de la organización criminal daban parte a su seguro para, de este modo, indemnizar a las víctimas, a las que después se les quitaba gran parte del dinero.

La investigación

La Guardia de Finanzas (policía italiana dedicada a los delitos financieros), ha descubierto que uno de los jefes de esta mafia siciliana viajaba en un coche de alta gama y se había comprado una lancha.

La investigación comenzó después de que falleciera un inmigrante tunecino en enero de 2017 a causa, supuestamente, de las heridas sufridas, y se descubrió que los criminales le suministraron crack para que no sintiera dolor, como a otras muchas víctimas.

Además de las 36 personas arrestadas este lunes, están aún bajo investigación otros 211 sujetos, entre los que figuran médicos, peritos y abogados, que podrían haber participado en un total de setenta estafas.

Tags:

Deja tu comentario