Dimitris Aspiotis, conocido como la “Bestia de Kavos”, fue condenado a 52 años por violar de 7 mujeres británicas en el pueblo costero, en la isla de Corfú, en las islas Jónicas de Grecia. Sin embargo, ya quedó en libertad y actualmente realiza unas escalofriantes sesiones fotográficas.

El hombre de 47 años, que permanecía en la cárcel desde 2012, fue liberado 43 años antes que se cumpliera su sentencia y, ahora, se saca fotos en los mismos lugares donde cometió los delitos y las comparte en redes sociales.

Lee también: PDI frustró una “cata secreta” de marihuana: Asistentes pensaron que ingreso de policías era parte del show

En las imágenes, se lo ve bebiendo, comiendo o paseando entre los turistas, como una persona común, pero pocos saben que entre ellos se está paseando el sujeto condenado por abusos sexuales.

Incluso una de las fotos que mayor indignación ha generado es la que compartió en Facebook, en la que de fondo de se ve a un grupo de jóvenes turistas, muy similares a sus anteriores victimas.

Las autoridades creen que el sujeto atacó a cerca de 100 mujeres, pero solo se logró acreditar en 7 casos.

¿Por qué quedó en libertad? De acuerdo al Daily Mail, su liberación anticipada se debió a que el gobierno permitió reducir las penas en caso de buen comportamiento.

Dimitris Aspiotis responsabilizó a las drogas, puntualmente a la cocaína de sus delitos, por lo que aseguró que “no estoy tomando nada ahora, así que no soy más un peligro. He conocido a una chica y solo pienso en ella ahora“.

Tags:

Deja tu comentario