{"multiple":false,"video":{"key":"cztBn3FG9Cs","duration":"00:04:17","type":"video","download":""}}

El pasado sábado 24 de julio, María José Ávila Reyes publicó desde sus redes sociales una denuncia que señala que la policía del Estado de Yucatán, en México, permitió la entrada de su esposo al hogar, a pesar de que ella tenía una orden de protección contra el hombre por violencia intrafamiliar, lo que, en teoría, no posibilitaba la entrada del agresor a su casa.

“Hoy tristemente debo decir que soy una víctima más de maltrato y violencia familiar. Ante el maltrato y la violencia sufrida por mi aún esposo Fernando Esparza Jiménez busqué el valor y la ayuda que muchas veces nos hace falta en estas situaciones y actué. Rompí el silencio como dirían otras mujeres como yo, y acudí ante la Juez Manuela Carmina Luit Pech a solicitar una orden de protección para mi seguridad y la de mis hijos”, comienza relatando la chilena.

Luego de seis años de violencia psicológica, “la orden dice que se prohíbe a mi aún esposo acercarse a mi hogar, así como la prohibición de ejercer cualquier tipo de violencia, sea de forma presencial o por cualquier otro medio”, cuenta María.

Recibí cantidad de mensajes ofensivos y de horror por parte de mi aún esposo por haber alzado la voz. ¡Pero al final sabía que estamos protegidas! Quien diría que esas mismas personas que decían cuidarme de un maltrato son quienes cooperaron para introducir a esta persona al domicilio a pesar de todas las restricciones legales que le habían impuesto”, reveló la tecnóloga médica, que no puede ejercer su profesión ya que dicha carrera no existe en el país centroamericano.

Lee también: Radiografía medioambiental a Chile en el día que se agotaron los recursos del planeta: Consumo de carne y uso del agua como factores de riesgo

No obstante, aunque se cambiaron las chapas de la casa, y debía existir una custodia las 24 horas del día en el hogar de María José, el pasado 22 de julio, su agresor llegó en compañía de otras personas y un cerrajero, irrumpiendo en la vivienda, para llevarse una moto y cosas personales de la mujer.

Mi esposo llegó al domicilio en compañía de un cerrajero y otras personas, ingresó y logró llevarse objetos personales. Al ver lo que sucedía llamé por teléfono al 911 y llegaron las unidades 6632, 6628, 6226, y mi primer pensamiento fue, vienen a detenerlo porque tiene una restricción y se metió a la fuerza, les dije a los policías de las órdenes de protección que tenía y les pedí que actuaran conforme a la ley”, manifestó.

“Pero me llevé la mayor sorpresa, ellos ayudaron a que ingresara y se llevara cosas mías, fueron momentos de angustia y terror por no saber cómo reaccionaría y si volvería a agredirme en caso de que impidiera que agarrara mis cosas. Sin embargo, no lo detuvieron y permitieron que se llevara lo que quiso del domicilio tal y como se ve en el video, en el que incluso voltea a verme con todo el descaro y las personas que estaban con mi esposo les agradecen a los policías por su ayuda”, denunció.

Alzó la voz por todas

Alzo la voz por mí y por todas las personas que están en la misma situación en la que yo me encuentro para dar solución a esta incertidumbre de no saber si mañana a pesar de la ley volverá a incurrir en violencia contra mí otra vez, problema mío que seguramente es de muchas otras”.

Espero ser escuchada y que mi caso no quede impune, y espero que las autoridades nos den seguridad contra la violencia que sufrimos en Yucatán”, enfatizó.

En ese contexto, cansada de los maltratos, en mayo decidió contar su historia, luego que su marido estuviera preso por fraude. Sin embargo, se sintió desamparada temiendo por el futuro de sus hijos. “Quiero regresar a mi país con mis hijos, estoy sola, no tengo red de apoyo familiar más que la contención que me brinda el abogado y los psicólogos”, afirmó.

Lee también: Crimen de joven madre sigue impune a 4 años de su muerte: Ex pareja alega inocencia

Luego de los sucesos, la víctima junto a su abogado, se acercaron a la Secretaría de la Mujer y al Centro de Justicia Oral para Mujeres, donde la atendieron y le brindaron apoyo psicológico. Ahora, María José solicitará que un juez le otorgue la custodia de sus hijos y una orden que le permita, llevar a los niños fuera del país, en específico a su país natal, Chile.

María José necesita salir de México

Debido a la viralización de la denuncia en redes sociales, desde la Municipalidad de Peumo comenzaron a difundir gráficas para hace visible la situación que está viviendo la mujer. Comentarios hacen alusión a la falta de rapidez por parte de las embajadas para brindar la ayuda necesaria que necesita la peumina para volver a casa con su familia.

Tags:

Deja tu comentario