{"multiple":false,"video":{"key":"cr2yiNJ19wT4chvn31294","duration":"00:00:00","type":"video","download":""}}

A las 21:30 del jueves, un bus del Transantiago del recorrido 325, fue detenido por un grupo de encapuchados en la intersección de la calle Capitán Ignacio Carrera Pinto con Avenida Grecia, Ñuñoa.

El grupo de encapuchados ordenó la bajada de los pasajeros del bus, así como también intentaron obligar la salida del chofer, Luis Maulén Miranda, quien aseguró haber sido agredido con un fierro.

Los encapuchados tenían en su poder bombas molotov con el fin de quemar la máquina. Uno de ellos, Byron Matías Robledo Villalobos (21 años), fue atropellado por el bus tras lanzar una de las bombas al parabrisas.

El chofer asegura que intentó escapar tras el ataque, y que en ese momento perdió el control de la máquina luego del impacto frontal, por lo que Fiscalía decidió dejarlo en libertad y sin imputaciones.

Byron Robledo se encuentra en riesgo vital en el Hospital el Salvador, y durante los próximos días en su eventual recuperación, será imputado por delitos de desórdenes públicos y por el porte de bombas molotov.

Tags:

Deja tu comentario