Agencia Uno

Esta es la historia más insólita sobre un robo que pueda haber escuchado. Resulta que un ladrón, en el condado de Orange en California (Estados Unidos), fue descubierto por la policía, después que el sujeto se quedara a ver una película porno al interior del inmueble donde había ingresado. 

Contrariando toda lógica delictual, donde robar y escapar son los pasos obvios, este antisocial se quedó para descargar las imágenes de una de las residentes del lugar desde su computadora portátil y, además, visitar los sitios de videos eróticos de su predilección. 

Según informó la cadena de noticias RT, el sujeto, identificado como Jonathan Ruiz (19), quien ingreso a la casa de unas vecinas, justo cuando las residentes se habían ausentado durante unas horas para asistir a clases. 

Te puede interesar: El autor sería su cuñado: Mujer fue encontrada muerta luego de una discusión

Fue allí cuando, una vez dentro, el acusado revolvió la ropa interior de las muchachas, tomó leche y comió galletas, para luego dedicarse a su pasión, el cine.  

Pero la velada le salió cara, ya que este, probablemente uno de los peores ladrones del mundo, no encontró nada mejor que masturbarse, dejando restos de semen sobre la computadora, los que más tarde fueron analizados por la policía, estableciendo así su identidad rápidamente. 

El ladrón ya contaba con antecedentes penales por vandalismo, tras ser sentenciado bajo este cargo en 2017. 

 

Tags:

Deja tu comentario