{"multiple":false,"video":{"key":"crJO9hGvPVPkchvn33653","duration":"00:00:00","type":"video","download":""}}

Durante la madrugada de este sábado fue encontrada la menor de once años que se encontraba desaparecida desde hace ocho días en la localidad de Licantén, junto a quien sería su captor, José Manuel Navarro.

El sujeto pasó al primer control de detención en Licantén, ampliando su prisión hasta el próximo martes cuando se realizará su formalización. El individuo fue trasladado hasta la cárcel de Rancagua, donde se encontrará retenido durante estos tres días.

Sin embargo, diversos antecedentes comenzaron a surgir producto de lo confusa de esta desaparición, ante lo que el hermano del presunto captor, Florindo Navarro, declaró que él huyó con la niña porque quería protegerla.

Según lo que le habría declarado su hermano, el abuelo de la menor quiso golpearla, ante lo que él la defendió, golpeando al anciano con la pala en la cabeza. Una vez que pensó que lo había matado, habría huido del lugar producto del miedo ante el “posible” asesinato.

Al mismo tiempo, Florindo aseguró que “el abuelo sabía parte del embrollo” y que quizás la relación del sujeto con la familia de la menor se debería por un presunto tráfico de drogas, específicamente marihuana, ya que el sospechoso padece de epilepsia, la cual enfrenta mediante el consumo de la cannabis.

Más allá del destape de estos antecedentes, éstos aún no han sido confirmados por la policía, por lo tanto, se trata de suposiciones respecto de las declaraciones del captor ante los motivos que tuvo para huir con E.C. durante ocho días.

 

Tags:

Deja tu comentario