{"multiple":false,"video":{"key":"cztq7FcFgPW","duration":"00:05:18","type":"video","download":""}}

El Juzgado de Garantía de Arauco aceptó la solicitud de la Fiscalía para acceder al tráfico de llamadas, mensajes de texto, WhastApp y los datos de georeferenciación de los celulares de tres personas del círculo familiar de Tomás Bravo, quien está desaparecido desde el miércoles.

En detalle, se permitió el acceso a los dispositivos de la madre y el padre del niño de 3 años y de su tío abuelo, quien fue la última persona en verlo antes de que se realizara la denuncia por su desaparición en Lebu, en la Región del Biobío.

El menor de edad se encontraba con el mencionado familiar a unos kilómetros de su hogar, luego de que acompañara al adulto a arriar unas vacas.

Lee también: Sigue sin respuestas la búsqueda de Tomás: Así fueron las últimas horas antes de la desaparición

Cuando ya venían de vuelta, los animales se habrían escapado, por lo que el hombre le pidió al niño que se quedara en el lugar mientras él las volvía a meter en el cerco. Al regresar, unos minutos más tarde, ya no estaba.

Los padres, el tío abuelo como el resto de la familia siguen en calidad de testigos y la investigación no presenta avances en esa materia.

Durante el lunes, el fiscal jefe de Arauco, José Ortiz, realizó un balance del operativo desarrollado en la zona, indicando que se estudian cuatro hipótesis, de las cuales tres tienen “más fuerza” que la cuarta.

Tags:

Deja tu comentario