Este martes se cumple casi una semana de la desaparición de Tomás Bravo, de 3 años, en el sector de Caripilún de la Provincia de Arauco. Un suceso que ha desplegado un amplio operativo de búsqueda en un rango de ocho kilómetros a la redonda desde el “punto cero”, lugar donde fue visto por última vez el menor.

El fiscal jefe de Arauco, José Ortiz, decretó esta tarde el secreto de la carpeta investigativa del caso por un plazo de 40 días, el cual podría ser prorrogable.

Lee también: Investigarán celulares de tres familiares de Tomás: Tendrán acceso a llamadas y WhatsApp

Cabe indicar que el persecutor, quien encabeza el equipo investigativo de la Fiscalía por la desaparición del menor, este lunes realizó un balance del operativo desarrollado en la zona, indicando que se estudian cuatro hipótesis, de las cuales tres tienen “más fuerza” que la cuarta.

“No les puedo decir el contenido de las mismas a fin de resguardar el resultado de la investigación”, explicó en dicha instancia, agregando que hasta el momento el caso se investiga como presunta desgracia.

Lee también: Retiraron una caseta y cámaras de seguridad con información clave días después de la desaparición de Tomás

Por otro lado, el Juzgado de Garantía de Arauco aceptó la solicitud de la Fiscalía para acceder al tráfico de llamadas, mensajes de texto, WhastApp y los datos de georeferenciación de los celulares de tres personas del círculo familiar de Tomás Bravo.

En detalle, se permitió el acceso a los dispositivos de la madre y el padre del niño de 3 años y de su tío abuelo, quien fue la última persona en verlo antes de que se realizara la denuncia por su desaparición en Lebu, en la Región del Biobío.

Tags:

Deja tu comentario